COSMÉTICA Y MAQUILLAJE

COLABORACIÓN: MISS BROWS – MICROBLADING Y MICROPIGMENTACIÓN

¡Hola!

No sabéis la ilusión que me hace escribir este post. Ya sabéis que las cejas son uno de mis puntos débiles a la hora de maquillarme. Opto por acabados fáciles y rápidos ya que no consigo nunca darme la forma definida mediante productos específicos para esa zona. ¡No tengo maña!

Así que cuando necesito una puesta a punto, nunca dudo en ir a Miss Brows. Bajo mi punto de vista, son artistas en cejas y estoy muy tranquila en sus manos. Por ello, si tenía que plantearme hacerme un tratamiento de este tipo, sabía que iba a ser con ellos…

¿Queréis saber más?

Todo empezó el lunes 11 de Mayo. Yo tenía mi cita reservada para realizarme lo de siempre: mi depilación y maquillaje de cejas. Tengo una entrada anterior (pincha aquí) en la que os muestro el salón (el cual ha cambiado la decoración y su distribución pero sigue el mismo estilo: aire europeo con toques de salón de belleza americano), el proceso con el aditivo del tinte de cejas y la persona que me lo hizo en su momento pero que ya no trabaja allí.

Volviendo a lo que nos interesa, una vez estoy con ellos realizamos el protocolo máximo de seguridad y de limpieza para evitar el menor contacto posible el cual he de decir que es de diez. De repente aparece Inma (dueña del establecimiento y de la marca), me engancha por banda y me propuso transformar dicha depilación en una colaboración en la que me realizan una microblading y micro-pigmentación. ¿Cómo os quedáis? Yo loca perdía’.

Os soy sincera: me costó decir el sí porque soy muy miedica en lo que al dolor se refiere y ambas técnicas hacen daño (no os voy a mentir). No es horroroso ni insoportable pero se nota bajo mi punto de vista. Tened en cuenta que soy una piel sensible y nunca he soportado bien ningún tipo de herida. Dicho esto, os podéis hacer una idea. Aún así, utilicé crema anestésica y «amortiguamos» un poco el golpe.

Antes de contaros cómo está siendo mi experiencia, me gustaría hablar un poquito sobre la empresa. Miss Brows nace en Valencia de la mano de Inma Garcerá. Ella empezó en el mundo de la estética bajo el amparo del negocio familiar pero, como todo polluelo, decidió crecer y viajó a Estados Unidos. Se posó en Los Ángeles donde trabajó como maquilladora profesional en ámbitos tan alucinantes como el cine y producciones de moda y continuó formándose.

En 2015 decide volver a la terreta y crear la primera empresa dedicada en exclusiva al tratamiento y cuidado de las cejas. Su equipo está en constante desarrollo y formación contando con los mejores profesionales de la medicina y la estética para capacitarlos.

El servicio que dan al cliente es amable, servicial, respetuoso y con un toque coloquial. Disponen de una plantilla joven, profesional y formada en distintas áreas de la compañía. La comunicación con sus clientes es muy fluida y personalizada, lo cual me parece genial ya que hacen que puedas expresarte libremente haciéndote sentir muy cómoda.

En cuanto a sus productos y pigmentos utilizan siempre aquellos que se adapten perfectamente al tono a la fisionomía del cliente ya que disponen una muchos colores. Los precios son muy competitivos y asequibles si hablamos de profesionalidad y calidad. No es para un público low cost, todo hay que decirlo.

Se cobra por sesión y se pagan solo aquellas que realmente necesitan. Disponen de cartas de servicio pero es el técnico quien, en base a los deseos del cliente, realiza un estudio personalizado y único (de ahí que ningún resultado sea equivalente o igual al de otra persona).

Los valores de Miss Brows son claros: compromiso, acción social, respeto y confianza. Quieren romper bulos vertidos sobre la micro-pigmentación y cambiar ideas equivocadas bajo una base de conocimiento previo.

Otra de las características más bonitas de esta empresa es que trabajan con pacientes que sufren o han sufrido cáncer. Su labor con ellos es reconstruirles total o parcialmente sus cejas, generando un efecto muy positivo en los pacientes (sobretodo a nivel de autoestima).

Por último, decir que están muy comprometidos con el veganismo y procuran utilizar productos tanto para los tratamientos como para la venta que cumplan con este principio moral.

Dicho esto, os paso a contar mi experiencia. Lo primero comentar como son mis cejas: no tienen demasiado pelo y el poco que disponen está mal colocado. Se aprecian calvitas en la parte final de cada una y el cabello en general no es demasiado duro ni abundante.

Mi «antes».

Por este motivo, decidieron realizarme su tratamiento Skeletor Brows el cual combina la técnica de microblading (tatuaje semipermanente a mano en el que dibujan pelo a pelo) y la micro-pigmentación (tatuaje temporal con el que realizan un sombreado de la ceja, dando lugar a un efecto más pronunciado y tupido ya que inyectan pigmento en la dermis).

La chica que me lo hizo se llama Diana y es un verdadero amor. A pesar de que el procedimiento es doloroso (pero soportable), lo hizo con todo el cariño del mundo . No recuerdo el tiempo que estuvimos, quizás unos 30-45 min en total (o eso me pareció).

Comenzó haciéndome un test previo para saber mi tipo de piel y si soy más o menos sensible. De esta forma se aseguran de que el tratamiento sea lo más exacto posible en cuanto a herramientas a utilizar y pigmentos. A continuación, pasó a realizarme el visagismo de cejas: con el cual obtienen un estudio de los puntos clave de estas para que el diseño sea acorde a mis formas.

Processed with VSCO with a6 preset

A continuación, dibujó el que iba a ser mi resultado con un lápiz y después se puso manos a la obra.

Termina aplicando el tinte.

Nada más verme me sentí algo «cejuda» ya que entre la coloración (que aumenta con el paso de las horas), la hinchazón y la rojez que me sale enseguida pues no favorecen demasiado. Pero la forma no me podía gustar más. ¡Las dejan perfectas!

Mi «después».

Con la micro-pigmentación hay que realizar unos cuidados posteriores durante la primera semana.

Decir que son algo tediosos tanto por el tema de no mojarlas como por el sol, mas solo es durante siete días (que se me han hecho eternos). Una vez pasados es continuar con vida normal aplicando factor de protección en las cejas.

El producto de la marca Refectocil me lo regaló la bonita de Inma 🙂 .

En ésta se irá cicatrizando y, con el paso del tiempo, es posible que perdamos algo de color. Por este motivo, hay que retocar al mes más o menos como mucho un par de veces hasta que el pigmento se adhiera completamente a la piel. Hecho esto, en principio, esta técnica tiene que durar entre 8 meses y un año.

Lo que estoy notando durante los primeros días era la zona bastante irritada (sobretodo si me caía alguna gota mientras me duchaba o un pequeño rayo de sol conseguía rozar la zona) y, a medida que se va «secando», picor. A día de hoy estas sensaciones van disminuyendo.

Conforme pasaron los días, la zona se fue «pelando» pero en mi caso muy muy poco. A raíz de esto, la tontalidad fue disminuyendo y se perdió un poquito de intensidad en determinadas zonas. Algunos pelitos creados con microblading también desaparecieron. Sin embargo, esto es algo que ocurre de forma habitual.

Unos días antes del segundo retoque tenía la ceja muy natural, prácticamente parecía mía y las pequeñas imperfecciones que hubiera también la hacían más real. En esta foto (pincha aquí) no hay aplicado ningún producto de maquillaje y se puede apreciar el estado. 

Pasado un mes, fui a que me retocaran de nuevo volviendo las definiciones y la intensidad.

Y llegó el día del último retoque en el cual solamente tuvieron que aumentar pigmentación y algunos remarcar algunos pelitos en la parte más cercana al entrecejo (que es una de las zonas donde mi piel supura más grasa). Lo cierto es que han quedado espectaculares y prácticamente no me las maquillo porque no es necesario. Están perfectas 24/7.

El precio de este tratamiento combinado es de 300€ con tres retoques incluidos: el día que te hacen el tratamiento, a los 20-30 días otro y el tercero adicional que es la garantía de Miss Brows por lo que, a fin de cuentas, no está nada mal.

Como conclusión, deciros que estoy encantadísima. Siempre os he recomendado Miss Brows e, independientemente de que esto sea una colaboración, tengo fe ciega en esta empresa. Es la única que conozco que se especializa en cejas y se dedica a ellas en cuerpo y alma. Si eres de Valencia y necesitas una puesta a punto o eres primeriza y no sabes a dónde acudir, no me lo pensaría dos veces. Un servicio tan personalizado e impecable con resultados preciosos solo lo encontraréis aquí. En mi opinión, no tienen competencia.

Por eso, tengo que dar las gracias inmensas a Alicia (@marleahmakeup) por descubrirme este sitio. ¡Mis cejas son más felices que nunca! 

Podéis encontrarlos en Calle Colón nº22, 7º piso. Su IG: @missbrows_, lugar donde podéis ver sus trabajos y preguntarles cualquier tipo de duda. También os dejo su teléfono de contacto: 635725259.

Y con esto voy a dar por concluido este post. Espero que os haya arrojado algo de luz acerca de estas dos técnicas, resultado interesante y, si tenéis alguna cuestión, no dudéis en preguntarme a través de comentarios.

Desde mi humilde espacio, agradecer tanto a Inma como a su equipo de Miss Brows ofrecerme una oportunidad como ésta y dejarme unas cejas tan espectaculares. ¡Sois artistazas!

Y a mis cucuruchitos preciosos por estar al pie del cañón, apoyarme y regalarme oportunidades tan chulas como ésta. De verdad… ¡Os adoro! ♥♥♥

¡Qué tengáis un día estupendo!

¡Besotes!

PD: Consulta mi Código de Confianza (pincha aquí).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.