PROBETEANDO

ALBABEL

¡Buenos días!

Mi hermana es una chica gastronómica, como yo. Ahora posee otro tipo de dieta pero, mientras haya opciones para su nueva filosofía, no tiene inconveniente en ir a cualquier sitio a zampar. Siempre está descubriendo lugares dignos de nuestro paladar y, en esta ocasión, se encuentra en el pueblo de al lado.

¿Os lo presento?

Situado en Picaña, encontramos un restaurante pequeñito denominado Albabel. Anteriormente, se trataba de una pizzería muy famosa en la localidad y frecuentada por los más jóvenes. Sin embargo, la familia que regenta este establecimiento se planteó dar un paso más allá y así llegar a más gente. Por ello, cambió por completo su concepto gastronómico y darse a conocer por elaboraciones más cuidadas y refinadas.

La decoración del lugar es muy bonita a pesar de que lo vimos en horario nocturno y la iluminación es más bien escasa, de ambiente.

La carta tampoco es demasiado extensa pero no lo necesita ya que tratan el producto fenomenal y comes simple pero muy rico. Dado que íbamos tres personas, pudimos catar diferentes platos. No es un sitio barato pero tampoco excesivamente caro (dependiendo de lo que pidas). También, me gustó mucho que puedes tomar medias raciones de algunas tapas permitiéndote probetear más opciones.

Empezamos con las Bravas con espuma de Alioli. Para mí es una elección demasiado común en mi entorno por lo que suelo huir de ellas, pero éstas estaban riquísimas. Ponen bien de salsa y eso es un punto a su favor 😉 .

A continuación, croquetas de todas las clases: pollo, jamón ibérico y boletus. ¡Todos espectaculares!

Como teníamos una comensal algo más especialita, cada una pedimos un plato individual. Aún así, os traigo foto de todo al igual que valoración (ya que, si me dejan, lo probeteo).

Mi hermana se pidió la Berenjena asada a la llama con vinagreta de mostaza y salsa de yogur. ¡Qué cosa más rica! Nunca había probado una berenjena con un sabor tan sumamente bueno, intenso y delicioso. La salsa tampoco se quedaba corta, ¡un absoluto sobresaliente!

Mi elección fue un básico con el que sabía que no podía fallar: 1/2 Pulpo a la parrilla con puré de patata y pimentón. ¡Exquisito!

Y la tercera en discordia optó por un señor Entrecotte de vaca con guarnición del día que, en su caso, fueron patatas fritas. ¡La carne estaba espectacular!

Decidimos no pedir postre porque era una cena y de ahí nos íbamos directas a la cama. La velada salió con la bebida incluida por unos 17-18€ cabeza. Teniendo en cuenta la calidad de la comida, lo entiendo perfectamente pero he de admitir que la cantidad que ponían en cada uno de los platos era más bien escasa.

Aún así, lo recomiendo absolutamente porque salí saciada sin sentirme pesada y disfruté muchísimo de su arte culinario. En su página web (pincha aquí) tenéis toda la información acerca del lugar. No obstante, su dirección es: Calle Tenor Salvador Alejos, Picaña (Valencia) y su teléfono de contacto: 961080167.

Si sois de Valencia o pueblecitos de alrededor, es un lugar que os sorprenderá tan gratamente como a mí 😉 .

Con esto, finalizo este post. Espero haberos hecho salivar muchísimo al igual que lo he hecho yo mientras escribía estas líneas. Si vais, me encantaría que me lo dijerais ya sea por comentarios en este espacio o en IG: @pajuanes por mensaje directo.

Muchísimas gracias por leerme, compartir y darme un «me gusta». Es muy satisfactorio saber que lo que escribo os resulta interesante. ¡Os como!

¡Qué disfrutéis del fin de semana!

¡Besotes!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.