COSMÉTICA Y MAQUILLAJE

COLABORACIÓN: ALMA SECRET: FOTOPROTECCIÓN FACIAL Y CORPORAL

¡Buenos días!

Ya sabéis que Alma Secret es una firma de cosmética natural que me encanta. Por ello, cuando sacaron su línea de fotoprotección solar necesitaba sí o sí probarla y contaros mi experiencia con ella. Mi fototipo es el II (para que nos entendamos: blanca como la cal y propensa a quemarse con facilidad), ideal para comprobar su poder ante el sol. 

¿Me habrá funcionado?

Cuando me llegó el correo de presentación por parte de @ipuntocomunicación me llamó muchísimo la atención y, aún me emocioné más cuando daban la opción de hacer envíos para que los pudiésemos probar. Eso sí, a cambio de este post y la foto que estaréis viendo en mi IG: @pajuanes.

Este nuevo lanzamiento consta de dos productos (facial y corporal) que ofrecen una protección solar de amplio espectro: rayos UVA, UVB, HEVis (luz azul) e IR (infrarrojos) gracias a la combinación de filtros físicos de origen natural no nanopartícula (dióxido de titanio y óxido de zinc) y un activo biotecnológico extraído de las células madre del agodón árabe.

Según dice la marca, como características comunes poseen una textura hidratante no grasa y fácil de aplicar que aporta sensación de frescor. Se extienden de forma uniforme y no dejan manchas en la piel. También, se absorben rápidamente  dejando una fragancia muy fresca y veraniega.

Dicho esto, voy a comentaros cada artículo por separado y daré mi opinión al respecto después de uso durante mis escapadas a la playa.

PROTECTOR SOLAR FACIAL SPF-50

Fotoprotector físico de amplio espectro, indicado para todo tipo de pieles cuya fórmula es vegana, biodegradable y cruelty free. Además, es apto para niños a partir de tres años.

Veamos sus ingredientes:

«Aloe Barbadensis Leaf Juice, Zinc Oxide, Coco-caprylate/caprate, Dicaprylyl Carbonate, Propanediol, Calendula Officinalis Extract, Helianthus Annuus Seed Oil (calendula oil), Titanium Dioxide, Squalene, Cetearyl Glucoside, Glycerin, Rubus Idaeus Seed Oil (Raspberry Oil), Glyceryl Stearate, Gossypium Herbaceum Callus Culture (Arabian Cotton), Hyaluronic Acid, Camellia Sinensis Leaf Extract (White and Green Tea), Ascorbyl Palmitate (stable Vitamin C), Niacinamide (Vitamin B3), Panthenol, Astaxanthin, Leontopodium Alpinium Flower Extract (Edelweiss Extrat), Aqua (thermal water), Tocopherol (Vitamin E), Centella Asiatica Extract, Punica Granatum Flower Extract, Glycyrrhiza Glabra Root Extract, Stearic Acid, Xanthan Gum, Sodium Chloride, Silica, Potassium Sorbate, Dehydroacetic Acid, Aroma, Alcohol, Benzyl Alcohol.»

Como podemos ver, contiene una gran cantidad de extractos naturales los cuales le otorgan diferentes propiedades. El más importante es la presencia de Arabian Cotton, un activo biotecnológico natural extraído de células madre del Algodón Árabe. Esta planta vive en condiciones extremas de sol y actúa reforzando el propio mecanismo de defensa de las células de la piel para combatir el fotoenvejecimiento, las quemaduras solares y la aparición de manchas de pigmentación.

Además, está enriquecida con los aceites vegetales no comedogénicos de la Frambuesa y Caléndula, sin olvidarnos del ácido hialurónico vegetal junto con una base de aloe vera y agua termal que contienen un gran poder hidratante, antiinflamatorio, reparador y protector para la piel sensible.

También, incluye una sinergia de extractos BIO de Té Blanco y Verde, Regaliz, Edelweiss, Caléndula, Centella Asiática y Granada. Son antioxidantes, preventivos de manchas solares, calmantes, regeneradores, capaces de luchar contra los radicales libres y revertir el proceso de envejecimiento prematuro.

La fórmula se completa con una combinación de Vitaminas B3, B5, C, E y Astaxantina Vegetal (nutriente procedente de las microalgas marinas con una increíble capacidad antioxidante) que se encargará de mejorar la firmeza y el tono de la piel.

En cuanto a la textura es aparentemente densa pero, con el calor corporal, se aligera haciendo fácil su extensión. Notamos un toque de frescor nada más aplicar y, como toda emulsión con filtros físicos, deja algo de residuo en la piel que, bien masajeado, es casi inapreciable (depende de la cantidad que se eche cada uno). Posee un tono rosado muy bonito y el aroma me flipa, es muy agradable.

La sensación que noto tras su puesta es de hidratación sin ser pesada y con un acabado luminoso a costa de su riqueza en aceites. He de decir que es la crema que uso para fotoprotegerme la cara en la playa y/o cuando hago deporte y me funcionado perfectamente (por ello, tampoco me importa si me deja algo de residuo o no). Ningún tipo de quemadura solar a osado asomarse en mi bello rostro. ¡Yuju!

El envase es básico, de plástico y con dosificador. Con un «pump» sale una cantidad excesiva por lo que recomiendo medio para no parecer un casper en potencia y que la absorción sea rápida. Posee 50 ml y su precio es de 27,50€.

Mi valoración es que es un buen fotoprotector solar natural ya que no me he quemado y la sensación que noto al aplicarla es muy agradable. Sin embargo, yo lo utilizo únicamente para protegerme el rostro en la playa/deporte por lo que el tema del posible residuo blanquecino no es algo que me preocupe. Para diario también podría estar muy bien mas no lo he probado con maquillaje ni lo he expuesto al ajetreo diario, así que no puedo daros una opinión de peso en ese sentido.

 

PROTECTOR SOLAR CORPORAL SPF-50

Fotoprotector físico para nuestro cuerpo serrano apto para todo tipo de pieles. La fórmula sigue siendo vegana, cruelty free, biodegradable y apta para niños de tres años (además, lo pueden usar como fotoprotector facial).

En cuanto a su composición:

«Aloe Barbadensis Leaf Juice, Zinc Oxide, Coco-caprylate/caprate, Dicaprylyl Carbonate, Prunus Amigdalus Dulcis Oil (Almond Oil), Propanediol, Titanium Dioxide, Calendula Officinalis Extract, Helianthus Annuus Seed Oil (calendula oil), Cetearyl Alcohol,  Cetearyl Glucoside, Glycerin, Glyceryl Stearate,  Gossypium Herbaceum Callus Culture (Arabian Cotton), Rubus Idaeus Seed Oil (Raspberry Oil), Camellia Sinensis Leaf Extract (White and Green Tea), Ascorbyl Palmitate (stable Vitamin C), Niacinamide (Vitamin B3), Panthenol, Butyrospermum Parkii Butter(Shea Butter), Aqua (Thermal Water), Tocopherol (Vitamin E), Centella Asiatica Extract, Punica Granatum Flower Extract, Glycyrrhiza Glabra Root Extract, Stearic Acid, Xanthan Gum, Sodium Chloride, Silica, Potassium Sorbate, Dehydroacetic Acid, Aroma, Alcohol, Benzyl Alcohol.

También observamos que es rica en ingredientes naturales, muchos de ellos comunes con el fotoprotector facial y cuyas propiedades son exactamente las mismas por lo que no voy a repetir información. La única diferencia es que se sustituye el ácido hialurónico por la manteca de karité, la cual es calmante, cicatrizante, reparadora, protectora y muy nutritiva.

La crema posee una coloración blanca que abarca más terreno una vez la extendemos. Es densa pero se absorbe con mediana facilidad bajo un masaje previo aunque se aprecia más claramente el residuo blanco que deja tras su paso (en mi caso, en la zona de los brazos donde tengo más vello). Eso sí, una vez se termina de absorber no se nota demasiado y la sensación de «recién aplicada» desaparece dejando la piel bastante suave (excepto en la zona mencionada anteriormente). En cuanto al aroma, huele fenomenal 🙂 .

Sintiéndolo en el alma (y nunca mejor expresado), no me ha funcionado como esperaba. Las veces que lo he utilizado, no he salido impune. No ha sido en todas las zonas de mi cuerpo por supuesto, pero sí en aquellas en las que la ropa hacía algún tipo de roce al ponérmela y quitármela (como es la parte de los hombros y trapecio).

Los filtros físicos son así, tienen los inconvenientes de que suelen dejar residuo y son superficiales por lo que cualquier tipo de contacto con ellos hacen que su eficacia disminuya y, por lo tanto, que estés expuesta.

En mi caso, suelo aplicarme el fotoprotector antes de salir de casa por lo que, evidentemente salgo con ropa. Ponerla no me elimina la capa de crema porque lo hago con el máximo cuidado, sin embargo, al quitarla es otro cantar. Se queda manchada y yo, que soy despistada a más no poder, no me la reaplico en ese momento por lo que cuando me acuerdo el daño ya está hecho.

Con esto no digo que sea un mal protector solar ni mucho menos ya que cumple su función a la perfección y tiene una formulación envidiable; pero no es el idóneo para mí por el hecho de que soy una persona que no está pendiente de esos pequeños detalles. Reaplico a las dos horas o cuando me baño, no en el instante en el que me quito la ropa porque se me olvida.

En cuanto al envase es de plástico, con dispensador. No sé cuántos «pump» me aplico para embadurnarme entera pero dada su buena extensibilidad no son muchos. Contiene 100 ml y su precio es de 22,50€.

Como conclusión, decir que son productos que me han gustado pero no han conquistado mi corazón. El corporal cumple su función de fotoproteger al mismo tiempo que las sensaciones que deja son agradables mas no puedo obviar el hecho de que no me ha funcionado al 100% por mis descuidos (y eso es algo que no puedo remediar en el 90% de las ocasiones, va en mi personalidad). En el caso de la crema facial, no tengo ningún tipo de pega ya que solo la uso para el rostro cuando voy a la playa y ahí funciona perfectamente.

Si os apetece probar ambos artículos, existe un pack promocional (pincha aquí) y también se pueden comprar por separado (pincha aquí y aquí). Sabéis que con mi código (afiliado): PAJUANESYALMA tendréis siempre un 20% de descuento 😉 .

Y con esto, doy por finalizado este post. Como siempre digo, a todos no nos funcionan igual de bien las cosas. Sin embargo, no quiere decir que dichos productos no valgan la pena. Sé de buena mano que hay muchas otras personas a las que les están funcionando de maravilla y no han tenido ningún tipo de desliz con ellos por lo que tampoco os dejéis guiar únicamente por una sola opinión/experiencia.

Mil gracias a los bonitos de Ipunto-comunicación por darme la oportunidad de probar la nueva línea de fotoprotección de Alma Secret, como siempre a vuestro servicio.

También, agradecer a mis cucuruchitos su confianza depositada en mí y la interacción que siempre me dais. ¡Sois amor del bueno y os adoro! ♥♥♥

¡Qué tengáis un fin de semana estupendo!

¡Besitos!

PD: Consulta mi Código de Confianza (pincha aquí).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.