NARS: PREBASES DE OJOS

¡Buenos días!

No os penséis que se me había olvidado. Os prometí por IG (podéis seguirme en: @pajuanes) que os mostraría una comparativa entre las dos prebases de la firma Nars que tengo. He notado diferencias reseñables a tener en cuenta y creo que puede ser de gran ayuda si os planteáis comprar una u otra.

¿Empezamos?

Para aquellas que no sepan lo que es una prebase de ojos, se trata de un producto que se aplica en los párpados cuyo cometido es intensificar las sombras, evitar que se acumulen en el pliegue del párpado y hacer que éstas perduren más tiempo intactas.

Nars es una firma de prestigio dentro del mundo del maquillaje y sus prebases son de los artículos más conocidos. Existen dos clases, las cuales voy a explicar por separado. Posteriormente, expondré mis opiniones y diferencias entre ambas.

PRO-PRIME SMUDGE PROOF EYESHADOW BASE

Fue la primera que llegó a mi vida. La compré por recomendación de Reyes, más conocida en IG como @themakeupstatment (si no la seguís os estáis perdiendo una cuenta impresionante, sobretodo de looks).

Según la descripción que aporta la marca, está formada por una mezcla de polímeros y polvos minerales que proporcionan un firme agarre del color garantizando horas y horas de duración. Se seca rápidamente y mantiene el párpado suave y listo para la aplicación de color.

En la formulación, se aprecia que está fortificada con extracto de látigo de mar y extracto de arroz el cual es antioxidante (lo que pasa es que no os la puedo mostrar porque tiré la caja en su día y no encuentro la composición por ningún lado).

No posee fragancia, está testada dermatológica y oftalmológicamente. Creada para todo tipo de pieles. Contiene 8 gramos que dan para mucho tiempo. Su precio ronda los 28€, no es barata pero la calidad es excelente por lo que si necesitáis una prebase infalible, ésta sería mi elección.

Para aplicarla es tan fácil como desenroscar la tapa y sacar el aplicador. Con muy poquita cantidad cunde que da gusto. Se esparce fenomenal por el párpado y se funde rápidamente con la piel.

Su color es blanquecino pero al depositarla se vuelve transparente. La textura es muy sedosa y deja la zona muy suave, sin grasa y muy confortable. ¡Me gusta muchísimo! (de ahí que sea mi favorita 😉 ).

Además, los colores quedan más intensos, vibrantes y aguantan realmente horas y horas. Es con la única que he visto que mis looks permanecen intactos durante muchísimo tiempo sin necesidad de retocar. Estoy encantada con ella y la recomiendo sin ninguna duda.

TINTED SMUDGE PROOF EYESHADOW BASE

La anterior está llegando a su fin por lo que tenía que reponerla. Fui a una tienda Sephora y le dije a la dependienta que quería: «la prebase de Nars». Cierto es que no especifiqué, pero es que no sabía que existía más de una clase. Mi sorpresa radicó en cuando llegué a casa y me encontré con que la que había comprado tenía color. No me encantó la idea pero tampoco me apetecía volver a cambiarla así que apechugué con el destino.

La marca la describe como una fórmula enriquecida que neutraliza las coloraciones, rojeces e imperfecciones, intensificando el impacto de la sombra de ojos y prolongando su duración. Resiste la humedad y se fija sin emborronarse ni introducirse en los pliegues del párpado. Tampoco se funde ni pierde intensidad de color. Es una fórmula ligera y nutritiva que se funde fácilmente con la piel y proporciona un acabado mate.

En cuanto a su composición nos dicen que la combinación de polímeros y minerales en polvo, entre los que se encuentran la mica, el dióxido de titanio y un derivado de la arcilla, mantiene la coloración en su sitio durante todo el día. Fortalecida gracias al extracto de látigo de mar (propiedades antiinflamatorias) y extracto de salvado de arroz (antioxidante que nutre, calma y protege).

La textura es parecida a la que no lleva color, puede que algo más compacta, en cambio, me reseca mucho el párpado. Cierto es que unifica el tono, sin embargo, no me gusta el resultado final hasta que aplico las sombras. Éstas aguantan bastante pero no tanto en comparación con la traslúcida. No es que no dure, mas con la primera no noto ningún atisbo de acumulación por ningún sitio, en cambio, con la última sí (no siempre ocurre pero la mayoría de las veces sí).

En cuanto al envase es exáctamente igual que la que no posee color, a excepción de una franja lateral coloreada. De 8 gramos, con aplicador y hay que tener en cuenta que de esta versión existen dos tonos: Light y Medium. La que yo uso, evidentemente, es la primera opción. También cuesta unos 28€.

CONCLUSIÓN

Ya sabéis que las comparaciones son odiosas pero cierto es que son inevitables. En base a mis experiencias descritas durante toda la entrada, me quedo sin ninguna duda con la que no posee color. La segunda tiene algunos inconvenientes que a mi párpado en cuestión no se adaptan. Igual en aquellos que sean muy grasos va de perlas por el hecho de que reseca bastante.

La estoy usando diariamente porque quiero gastarla y mi pasta me ha costado, sin embargo, en cuanto la termine volveré a la original y esta vez lo especificaré cuando vaya a comprarla. ¡De los errores se aprende!

Ambas se pueden encontrar en Sephora pinchando aquí y aquí.

Y hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os haya servido de ayuda. A pesar de que a mí no me haya funcionado la prebase con color, no descartéis probarla (sobre todo si sois párpados muy grasos y complicados). Al fin y al cabo esto es una opinión basada en una experiencia y un cuerpo en concreto.

Mil gracias, como siempre, por leerme y prestarme vuestra atención durante esta publicación. ¡Sois amor del bueno!

¡Qué tengáis un buen Martes!

¡Besitos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.