BE+: AMPOLLAS DE VITAMINA C PURA 15%

¡Buenos días!

Como ya os he reiterado en innumerables ocasiones, trabajar en una farmacia posee algunas ventajas entre las que destaco la prueba de productos de tamaño venta. Por ello, he tenido la oportunidad de utilizar estas ampollas de una marca que no conocía y que me ha sorprendido gratamente.

¿Quieres saber más?

Por desgracia, no tengo trabajo fijo por lo que voy deambulando de ubicación cada un determinado periodo de tiempo. En esta ocasión, estoy situada en una farmacia la cual tiene como marca principal de cosmética: Be+. Había visto sus artículos en múltiples ocasiones pero nunca he probado ninguno de ellos, así que me hizo especial ilusión cuando la representante me dijo que podía quedarme con estas ampollas.

Antes de entrar en materia, es necesario que os haga una pequeña introducción de la firma y os la presente como es debido.

Cinfa es un laboratorio español fundado por farmacéuticos cuya preocupación primordial ha sido la salud y el bienestar de las personas. No sólo fabrican medicamentos ya que, en su día, quisieron adentrarse en el mundo de la cosmética. Por ello, cuentan con una amplia trayectoria y experiencia en diversos ámbitos que avala su línea de tratamientos dermatológicos Be+ Energía Celular.

Focalizan su investigación en que cada célula de nuestra piel realiza una serie de funciones las cuales dependen de unos niveles óptimos de energía que ésta obtiene gracias a la mitocondria. Los factores externos (contaminación, radiación solar, viento, frío o una nutrición desequilibrada) e internos (envejecimiento) provocan que las células pierdan la capacidad de producir dicha energía de forma adecuada y suficiente.

Este fue el punto de partida en el desarrollo de sus tratamientos, por lo que han estudiado en profundidad cómo conseguir una producción más eficiente de esta energía y cómo alargar el bienestar de nuestras células.

Como consecuencia, han creado un activo potenciador de la energía celular denominado Be+ Cell Energy Booster el cual se encuentra presente en todas sus líneas para el cuidado del rostro (quitando las específicas que sean indicadas para una patología en concreta) y en sus ampollas (de ahí que os esté largando todo este rollo).

Está formado por microcápsulas que poseen una doble acción:

  • Aumentan un 40% la producción de ATP (energía): Mejorando sus niveles para realizar las funciones propias de la célula cutánea: síntesis de colágeno, elastina…
  • Incrementan la longevidad de éstas: Esto hace que se encuentren en un estado óptimo para aprovechar al máximo los beneficios de los activos presentes en los tratamientos de la firma.

Dicho todo esto, paso a hablar de las verdaderas protagonistas de esta historia: las Ampollas de Vitamina C pura al 15%.

Como ingredientes principales encontramos:

  • Vitamina C pura al 15%: Neutraliza los radicales libres gracias a su gran poder antioxidante y aporta luminosidad.
  • Activos con efecto tensor inmediato: Rellenan las arrugas y líneas de expresión gracias al aumento de la síntesis de ácido hialurónico. Suavizan el relieve cutáneo.

Veamos la formulación:

Me ha sorprendido gratamente ya que encontramos el ácido ascórbico en tercera posición lo cual es lógico ya que es el componente principal. También observamos extractos y aceites de plantas además de hidrolizados de proteínas y fermentos, cosa que me parece que enriquece la fórmula a tope. Como conservante tenemos el phenoxyetanol que está delante del ácido glicólico. Esto me parece perfecto porque no he tenido ningún problema de sensibilidad o de textura en mi piel 😉 .

Como podéis ver, es una caja de 10 ampollas indicadas para todo tipo de piel (sobretodo las fotoenvejecidas). Se aplican por todo el rostro agitadas previamente (evitando el contorno de los ojos), justo después del tónico facial. La cantidad a utilizar es la mitad del contenido, le cuesta absorberse por lo que hay que estar un rato masajeando. Aún así, siempre se puede agilizar este paso poniendo el siguiente producto de nuestra rutina: sérum (el que utilicemos normalmente).

El olor es tipo medicamentoso con un ligero toque a cítrico y su textura es algo aceitosa pero no deja el rostro pegajoso ni con residuo. Una vez absorbido queda hidratado y muy confortable. Es más, aporta una suavidad extrema y alisa que da gusto. Nunca en mi vida había notado mi piel de esa forma. ¡Es una absoluta pasada!

Eso sí, tened cuidado si tenéis algún corte, padrastro o cualquier tipo de herida superficial en las manos o en el rostro ya que escuece una barbaridad como entre en contacto con esa zona. Es lógico teniendo en cuenta la acidez de la vitamina C.

También nos advierten que, precisamente por su contenido en este ingrediente, podría aparecer una ligera sensación de disconfort en las primeras aplicaciones pero que desaparece enseguida (personalmente, esto no lo he notado). En pieles sensibles, aconsejan espaciar su uso hasta que la piel se habitúe. Además, puede dar lugar a la coloración de las yemas de los dedos e incluso la ropa (en ese aspecto yo no he tenido ningún problema, aún así, lavaros bien las manos después de su uso).

En cuanto a la cantidad, poseen 2 ml cada una de ellas y están envasadas en atmósfera inerte para evitar su oxidación. El modo de empleo es muy sencillo: para sacar su contenido hay que romper la parte superior de la ampolla. Para ello, utilizamos el tubo aplicador (también se puede con las manos pero corréis el riesgo de cortaros como yo…). Desechamos lo que no nos interesa y volvemos a colocar el capuchón en ésta, dosificando la cantidad que queramos utilizar.

Una vez terminamos, ponemos la tapa en el tubo aplicador y conservamos el sobrante. Para mantener la efectividad, recomiendan su uso durante las 24 horas siguientes a su apertura e introducirla en el frigorífico (aún así, yo no la refrigeraba).

Es un tratamiento intensivo que se debe realizar en cada cambio de estación. Se puede utilizar de dos maneras: media ampolla al día; o media ampolla por la mañana y media por la noche. En mi caso, escogí la segunda opción por temas de fechas de caducidad. Aún así, seguro que vuelvo a repetir de esta manera ya que he notado un cambio bestial en cuanto a textura y acabado. 

Las podéis encontrar tanto en farmacias como parafarmacias aunque el precio variará seguro dependiendo del lugar donde las adquiráis (el más barato lo he encontrado aquí). El packaging que estáis viendo en esta entrada es el antiguo, a día de hoy poseen una imagen mucho más nueva y bonita pero el contenido sigue siendo el mismo (eso me dijeron).

Estoy muy contenta de haberlas probado ya que mi piel está mucho más suave, alisada, rellena y lustrosa. Un buen chute de energía y luminosidad que le hacía falta tras el acalorado verano. Sin duda, volveré a repetir con ellas 😉 .

Y creo que no me dejo nada en el tintero por lo que voy a dar por finalizado este post. Espero que os haya gustado y que os animéis a probarlas, seguro que os sorprenden tanto como a mí 😉 . Si tenéis alguna duda, no os cortéis y… ¡comentadme!

Agradecer a todas aquellas personas que hayan dedicado un ratito de su tiempo a leerme. Sin vosotros, esto sería muy aburrido 🙂 . ¡Os como con lomo! ♥♥♥

¡Nos leemos próximamente!

Valencianos… ¡Feliç 9 d’Octubre! Al resto… ¡Feliz Martes!

¡Besitos!

PD: Consulta mi Código de Confianza (pincha aquí).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.