MIS MÁSCARAS DE PESTAÑAS

¡Buenos días!

Al igual que hice en su día con los iluminadores (pincha aquí y aquí), he realizado una recopilación de las máscaras de pestañas que llevo en danza. Unas me gustan más y otras menos pero, hasta que no se acaben, no quiero tirarlas ni tampoco dejarlas de lado.

Ya llevo tiempo utilizándolas por lo que tengo una opinión más que formada de cada una de ellas así que voy a proceder a su presentación.

¿Queréis conocerlas?

Antes de comenzar, tengo que especificar que estas valoraciones están basadas en mi experiencia y teniendo en cuenta mis gustos. No todas tenemos las mismas pestañas ni buscamos lo mismo cuando compramos un producto de este tipo. Influyen muchos factores a la hora de valorar una máscara de pestañas y algunos priman más que otros según la personalidad de cada una. Así que, lo dicho: este post juzga la puesta a prueba de las siguientes protagonistas según mi más humilde opinión.

Sin máscara de pestañas.

He hecho una selección de las que más utilizo y cuyo tamaño es el original. Para más datos, he de mencionar que mis pestañas son rectas con un pelín de curva aunque casi inapreciable, de longitud normal tirando a cortas y de color castaño. Por ello, mi principal obsesión es encontrar un producto que aumente su volumen y longitud sin que me las apelmace.

LANCÔME: GRANDIÔSE

Fue la primera máscara de pestañas de alta cosmética que entró en mi vida. La compré en Perfumerías Primor (pincha aquí) por el módico precio de unos 20€ y fue mi favorita durante mucho tiempo.

Lo más característico e interesante de este producto es su famoso goupillon. El mango posee un diseño curvilíneo (de cuello de cisne) para llegar de forma más fácil a todos los recovecos de las pestañas. En cuanto al cepillo, es de silicona y con las cerdas cortitas aunque no son todas del mismo tamaño.

El resultado son unas pestañas con volumen, algo más de longitud sin demasiado apelmazamiento por lo que es un acabado más que correcto teniendo en cuenta que, por aquel entonces, no conocía ninguna que pudiera suplantarla (a día de hoy es otro cantar). No deja residuo en la ojera por lo que es un punto a su favor. Al principio recuerdo que me costaba hacerme con ella ya que la fórmula estaba más líquida pero, con el paso del tiempo se espesa y los resultados son bastante buenos.

Con Grandiôse.

El packaging de la máscara no puede ser más bonito y elegante. Esa rosa negra incrustada en el interior me parece una auténtica pasada. Contiene 10 ml y la podéis encontrar en diferentes perfumerías y establecimientos, eso sí, a distintos precios.

LANCÔME: MONSIEUR BIG (*)

Cayó en mi poder gracias, de nuevo, a Perfumerías Primor ya que vino como obsequio en la bolsa gigante que nos dieron en la  inauguración de su primera tienda en Valencia.

La he estado probando desde entonces y he de decir que, lamentándolo mucho, no es una máscara para mis pestañas. Me las apelmaza, siempre me mancha el párpado cuando me la aplico y tampoco me las alarga con lo cual es un fail total en mi opinión. Es cierto que en algunas ocasiones me sorprende y me las deja bastante decentes pero ocurre una de cada diez veces.  Pensaba que igual era porque al ser nueva siempre hay un proceso de aprendizaje y que la fórmula se espesaría un poco dando un poco más tregua y un acabado más adecuado a mis pestañas pero no…

El goupillón es enorme, con cerdas de la misma longitud y no es de silicona. Para personas que tienen una longitud de pestaña larga creo que iría de maravilla, en cambio, para las mías que son normales tirando a cortas, no es la mejor herramienta.

He de reconocer que es muy negra, que aporta mucho volumen y no deja residuo negro en la ojera. Aguanta durante todo el día y es fácil de desmaquillar. No todo iba a ser negativo, ¿no? Aún así, en cuanto se acabe no repetiré.

Con Monsieur Big.

Contiene 10 ml y su precio varía en función de donde la compréis pero en Perfumerías Primor la encontraréis sobre los 19€ (pincha aquí).

NOTA: ¡He descubierto cómo sacarle partido! Combinándola con una máscara que deje un acabado más definido, que no aporte volumen, simplemente que las separe y actúe a modo de “prebase mascaril” va de perlas. Aún así, tampoco hay que pasarse y usarla en cantidad: un par de pasadas y… ¡listo!

CATRICE: GLAM & DOLL

Hace un tiempo, estaba suscrita a la BirchBox y en una de esas cajitas estaba metido este tesorito. Cuando la vi pensé: “Bueno, nunca viene mal para todos los días”. No es que la desprestigiara pero pensaba que iba a ser la típica normalita que no me iba a decir nada y… ¡Qué equivocada estaba!

Su goupillón es de silicona siendo más ancho en la base y más fino en la punta. Las púas hacen el mismo efecto, es decir, se van haciendo más cortas a medida que llegamos al final de éste.

Me gusta mucho porque, por muchas pasadas que dé sobre mis pestañas, nunca las apelmaza. Deja un resultado natural pero resultón y no las sobrecarga de producto sino que coloca la cantidad justa y necesaria. No cae residuo en la ojera con el paso de las horas y es muy fácil de aplicar ya que siempre me otorga un resultado excelente. Es perfecta para aquellas personas como yo que van siempre con prisa y necesitan resultados rápidos pero bonitos sin necesidad de esfuerzo ni precisión.

Con Glam & Doll.

El envase es básico pero bonito, no sé, tiene “algo”. En cuanto a su cantidad, posee 10 ml y el precio no llega a los 5€ (pincha aquí) por lo que me parece un regalo para lo mucho que me ha gustado. Sin duda, es muy probable que repita.

TOO FACED: BETTER THAN SEX

Para mí, la reina de las máscaras de pestañas. La descubrí gracias a una de las sesiones de maquillado que, en alguna que otra ocasión, realiza la firma Too Faced en los stands de algunos Sephora. Me la aplicaron como parte del look y me quedé alucinada. Por ello, en cuanto aparecieron los típicos descuentos que Sephora proporciona… ¡A la saca!

No solo deja unas pestañas de infarto si no que, además, posee tratamiento incorporado. Esto se debe a que está compuesta por extracto de Acacia de Senegal el cual crea una barrera protectora alrededor de cada pestaña para mantenerla hidratada, nutrirla, engrosarla y rizarla. También contiene péptidos de gran eficacia junto con pigmentos procedentes del carbón dando lugar a un acabado negro como el tizón. Por último, añadir que posee colágeno el cual se encarga de definirlas y rellenarlas, además de polímeros que forman una película haciendo que dure impecable durante todo el día sin correrse. ¿Qué más se puede pedir?

Su goupillón tiene forma de reloj de arena y me da en la nariz que ese es uno de los secretos (a parte de la formulación) para que el resultado final sea tan espectacular. No es de silicona, las púas varían de tamaño siendo más largas en la base y en la punta. Lo interesante es que, según las capas que proporciones, obtienes un resultado más o menos dramático.

Es mi elección cuando me encuentro en tiempo de ocio y me marco un ahumado potentorro ya que deja unos pestañones que quitan el hipo. Lo que más me gusta es que por más pasadas que dé se queda espectacular, sin apelmazar y otorgando más largor y grosor a mis pestañas. ¡Sin duda mi favorita!

Con Better Than Sex.

Solo tiene un “pero” y es que, con el paso de las horas deja un pelín de residuo en la ojera. No es algo muy evidente mas pienso que se debe a que se seca muy mucho una vez aplicada y tiende a caer. Eso sí, no me pasa siempre por lo que no me supone una incomodidad real.

El packaging no puede ser más bonito tratándose de ese rosa empolvado metalizado tan característico junto con las letras en relieve. No podía ser menos tratándose de Too Faced, la cual siempre cuida esos detalles.

Contiene 8 ml y, normalmente, su precio es de 23,50€ encontrándose en Sephora (pincha aquí) aunque, si estáis en duda, siempre podéis adquirir la versión “mini” (formato viaje) y probarla antes de comprar el tamaño original. En mi caso, pienso aprovechar los próximos descuentos que hagan para tener mi repuesto bien asegurado.

Doy por finalizado este mini resumen de mis máscaras en uso. ¿Qué os ha parecido? Espero que no se os haya hecho muy pesado y servido en el caso de que estéis buscando vuestra próxima víctima pestañil. Si necesitáis más información o me he dejado algo en el tintero, estaré encantada de leer vuestras dudas en los comentarios.

¿Coincidimos en alguna?

No quiero extenderme mucho más por lo que… ¡Mil gracias por leerme, comentar y compartir mis cucuruchitos! ¡Os como con lomo! ♥♥♥

¡Qué disfrutéis del día!

¡Besitos!

PD: Consulta mi Código de Confianza (pincha aquí).

4 comentarios en “MIS MÁSCARAS DE PESTAÑAS

  1. Nada más he utilizado la grandiose y me gustó tanto… aunque para volver a invertir me lo pienso dos veces porque con mis pestañas casi todas las máscaras son agradecidas.

    ¡Un besote!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.