COLABORACIÓN: OH MY CUT!

¡Buenos días!

Después de una semana de descanso… ¡Toca volver a la carga! 🙂

Me hace especial ilusión hacerlo con este post ya que he descubierto una peluquería de lo más cañera. Otra cosa no, pero mi cabello es una de las partes más importantes que me gusta cuidar y, aunque no soy muy asidua a este tipo de establecimientos (voy dos veces o tres al año), siempre es recomendable encontrar alguno en el que sepan lo que se hacen y consigan los resultados que deseas.

¿Te la presento?

“Oh My Cut!” es una cadena de peluquerías repartidas por España y México cuya filosofía es conseguir que te sientas bien contigo misma, mostrándote tu mejor imagen.

Poseen distintos servicios entre los cuales destacan:

  • Cut & Style: Se trata de un asesoramiento personalizado en el que descubren qué tipo de corte o estilo te favorece más, utilizando las últimas tendencias.                                   
  • Color Bar: Se puede escoger entre mechas, color personalizado o un extra si posees el cabello largo (entre más opciones), siempre bajo la opinión de un experto.
  • Nails: Incluye manicura permanente, spa para manos así como pedicura y esmaltados de larga duración en nuestros pies.                                                                       
  • Beauty: Proporcionan higiene facial, productos específicos e intensivos, la permanente y tinte de pestañas, tratamientos con ácido hialurónico para los ojos…

Una serie de ventajas que hacen que, en un mismo establecimiento, salgamos guapas y bellas al instante haciendo hincapié en todos nuestros puntos clave.

Este descubrimiento se debe a Tamara, dueña de la peluquería situada en Torrent: Calle Cortes Valencianas, nº 2. Se puso en contacto conmigo a través de IG (@pajuanes), en principio, para enseñarme su lugar de trabajo y ofrecerme un peinado gratuito realizado por su chica de prácticas. De esta forma, ella cogía soltura y yo saldría de allí hecha un pincel revisada por las expertas para darme el toque final.

Si os soy sincera, ya las tenía fichadas a causa de que están situadas cerca de la casa de mis padres y siempre que pasaba por delante me llamaba mucho la atención. Por este motivo, no pude negarme a tal ofrecimiento, es más, ¡la ilusión incrementaba por momentos!

Una vez concretamos la cita, me planté el día señalado y no pude flipar más con la decoración tan molona que poseen. Es muy retro, colorida y muy bonita. Nada más entrar, nos topamos con un salón amplio cuyos espejos son individuales para cada sillón, tipo el icono del google pero en blanco fosforito. Las sillas también son de lo más psicodélicas.

Las paredes son de todo menos discretas. Llenas de vida y de buen rollo. Los tonos predominantes son el azul, blanco y negro combinados entre sí dando al lugar alegría a la vez que distinción.

Una vez dejé de observar mi alrededor, fui directa a una de las peluqueras. Debía preguntar por la segunda de abordo, ya que Tamara no se encontraba allí esa semana. Por desgracia, a la hora concertada la chica ya se había marchado pero… ¡Qué no cunda el pánico! Allí estaba Sheila para recibirme con una sonrisa de oreja a oreja. Como aquella tarde estaban cortos de personal, me instó a que esperara unos minutos mientras terminaba con una clienta así que me vino de perlas para fijarme en todos los detalles.

Una vez llegó mi turno, me guardaron las cosas en un armario que me pareció precioso y me presentó a la chica de prácticas que me iba a realizar tanto el lavado como el peinado que más me apeteciera. ¡Que majas eran todas ellas de verdad! Es algo que valoro mucho cuando vas a un sitio que no conoces de nada, ya sea para ponerte guapa como para comprar algo. La atención al cliente es primordial, yo estoy detrás del mostrador e intento que la sonrisa, la simpatía y la educación no falte.

A continuación, me llevaron a la zona final del establecimiento donde tenía un espejo y mesa para mi solita. Lo primero que hicieron fue tocar mi cabello, mirarlo y remirarlo para ver qué tipo de corte, color y forma llevaba. Esto no lo hacen en todos los sitios por lo que es un punto a su favor. Opino que hay que conocer bien la materia prima que tienes delante para empezar a trabajar. De ahí que Sheila me recomendara hacerme unos reflejos solo en las zonas más visibles de mi cabellera para darme luz y vida a mi pelo.

Producto que utilizaron para realizarme los reflejos.

Yo estaba allí para dejarme hacer y mimar así que acepté de buen grado. He de confesar que al principio no estaba muy segura. Me las hicieron de tinte y nunca me he teñido el melenón (lo sé, quedamos pocas que conservemos casi a los 30 años su color natural) por lo que los nervios estaban ahí. A día de hoy puedo decir que… ¡me encantan! Son muy sutiles, de una tonalidad miel que le da un toque de alegría a mi pelo que pa’ que. ¡In love me hallo! ♥

Mientras esperaba que el tinte se aposentara en mis mechones, hice lo que toda blogger haría en estas situaciones… ¡subir fotos a stories y dotorear, aún más si cabía, mi alrededor! Cuando Tamara los vio empezamos a hablar por mensaje directo y, lo que en principio empezó como una proposición sin pie a un post (aunque yo lo iba a hacer igualmente, ya que sabéis que me gusta mucho transmitir estas vivencias), se convirtió en una colaboración espontánea de la cual estoy muy muy satisfecha. ¿Por qué? 

El motivo reside en que me trataron como a una reina. Ya no me iba a atender la chica de prácticas (la cual no me hubiera importado ayudarla a desenvolverse) sino que Sheila se convirtió en mi peluquera oficial y… ¡me pusieron todo el servicio del que disponían esa tarde! 

Empezamos con el lavado de cabello posterior a los reflejos. Utilizan mucho la firma Wella.

A continuación me aplicaron un Botox Capilar. Sí sí, como lo leéis, yo también me quedé loca cuando me lo propusieron. Nunca había oído ese término en una peluquería por lo que me llamó mucho la atención. Consiste en un tratamiento hidro-nutritivo y antiedad capaz de devolver brillo, suavidad y sedosidad a la melena. En mi caso, utilizaron el Luxury Caviar de Innovatis el cual tiene como sistema de acción un concentrado de aminoácidos, vitaminas pantenol y aceite de caviar llamado Luxury Complex. 

Como véis, van en unos viales que aplicaron de raíces a puntas por todo el cabello. Después me envolvieron en papel film cual trozo de carne y me pusieron calor durante unos 10 minutos. Una vez pasado ese tiempo, me hicieron un masaje capilar súper relajante cuyo fin es que los principios activos penetren mucho mejor y el resultado sea óptimo. 

Me lavaron el pelo de nuevo y ya pasamos al tocador oficial. Allí, me esperaba otro producto que me gustó mucho llamado Luxe Oil. Se trata de un delicado tratamiento capilar reestructurante que transforma el cabello y le da una nueva textura. Contiene una mezcla de aceites (argán, jojoba y almendra) que penetran en la estructura del cabello tranformándolo de dentro hacia afuera da tal forma que ofrece protección a la queratina capilar que poseemos aportando suavidad instantánea y duradera, además de un brillo sublime.

Se puede aplicar tanto en pelo seco como en húmedo (a mí me lo pusieron en éste último) y os puedo asegurar que no engrasa ni lo más mínimo. Además, tiene un olor increíble.

Por último, otro producto digno de mención: Sebastian Potion 9. Es una crema de fijación flexible que ayuda a recuperar la hidratación del cabello, devolviéndole un aspecto joven y sano. Es ideal como fijador de diferentes estilos con un acabado natural. Se aplica en húmedo y no se aclara. 

Una vez terminaron de secarlo y peinarlo, mi melena parecía otra. Muy muy suave, brillante, con luz propia, además de un volumen que me dejó muerta del gusto. ¡Me encantó el resultado! ¡De verdad, muchísimas gracias!

Ahora voy a comentaros peculiaridades de esta cadena de peluquerías. En primer lugar, no hay que pedir cita con antelación. Disponen de una aplicación en la que puedes pedir tu turno en el día en el que necesites ponerte a punto. Las peluqueras te avisarán con un margen de tiempo aproximado para que puedas aprovechar al máximo de tu tiempo libre sin comerte las “esperas” y, así, ir directa al grano.

Otra característica es que tienen un córner exclusivo para que te des ese retoque final que haga que te veas tal y como te imaginabas, evitándonos ese efecto de recién peinado.

También disponen a la venta los productos utilizados en tus sesiones, de tal forma que puedes seguir tus tratamientos desde casa. Esto está muy bien pensado ya que así nos evitamos un desplazamiento continuo y un cuidado del cabello con artículos de calidad que ya has probado y sabes que te gustan.

Por último, puedes apuntarte al Club Hairlovers. Para ello, necesitas un código de activación el cual se consigue disfrutando de los servicios que ofrecen de la peluquería. A continuación, pinchas aquí y rellenas el formulario que te aparecerá en la pantalla. De este modo, podrás recibir promociones, lanzamientos de nuevos productos, eventos y talleres exclusivos.

Para más información acerca de esta franquicia y la localización de sus diferentes establecimientos, os dejo aquí su página web.

A modo de conclusión final, os puedo garantizar que Tamara y su peluquería son una maravilla. El factor humano es muy importante y allí os trataran como a diosas. Amabilidad, dulzura, atención, artículos de calidad y grandes profesionales os están esperando en Torrent (pincha aquí). Hablo de ellas porque no sé cómo trabajarán el resto de establecimientos de la cadena, he visto que en Valencia hay más puntos de localización pero no respondo por ellos.

Finalizo el post de hoy. Creo que me he pasado un poco pero tenía muchos puntos que tocar y ya me conocéis… ¡Me enrrollo como las persianas! Espero que, a pesar de todo, os haya resultado interesante y entretenido.

¿Conocíais esta franquicia de peluquerías?

¿Me contáis vuestra experiencia?

Desde este pequeño rincón, agradecer inmensamente a Tamara su invitación y el cariño con el que me ha tratado en todo momento. A todo su equipo y en especial a Sheila por su atención continua y lo bien que me lo explicaba todo a medida que me iba aplicando tratamiento y yo le preguntaba. ¡Sois un amor! ♥♥♥

Y a vosotros, ¿cómo no daros las gracias? Sin todos los pequeños héroes que estáis detrás apoyándome en cada paso que doy, estas vivencias no se cumplirían. ¡Os adoro en grado superlativo! ♥♥♥

¡Espero que tengáis un fabuloso fin de semana!

¡Besitos!

PD: Consulta mi Código de Confianza (pincha aquí).

2 comentarios en “COLABORACIÓN: OH MY CUT!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s