EXPERIENCIA KIEHL’S: CABINA DE TRATAMIENTO

¡Hola!

¿A quién no le gusta que la mimen? Si sois de Valencia, este post os interesa muy mucho. Hace una semana tuve el placer de disfrutar de un tiempo sólo para mí y haciendo una de las cosas que más me gusta (quizá dos): probetear productos y cuidarme.

¿Te sigo contando?

Sabéis que una de las firmas de cosmética que más me gusta es Kiehl’s. Tardé en descubrirla pero, desde que lo hice, tengo dos imprescindibles que no pueden faltar de mi rutina. Todo este rollo os lo estoy contando porque me hizo especial ilusión cuando Raúl (@rasalllo), Store Manager de la tienda situada en la Calle Colón, se puso en contacto conmigo para informarme de que… ¡Tenían cabina de tratamiento!

¿En qué consiste? Yo no tenía ni idea porque nunca había asistido ni contratado este tipo de servicios así que igual soy la más lerda del lugar. Se trata de una sesión en la que te aplican una rutina facial completa acompañada de masaje por todo el rostro para que los productos penetren mejor y con una relajación máxima gracias al hilo musical y las esencias que ponen de fondo.

Raúl me dijo que le encantaría darme una cita para que disfrutara de la experiencia así que allá que me fui. Me gusta mucho ir a esa tienda, ya no solo por sus productos sino por la belleza de ésta, todo bien colocado, olores que enamoran tras cruzar el umbral… Eso sí, nada de esto sería posible sin todo el equipo que hay detrás. Siempre suelo coincidir con Esther la cual proporciona un trato excepcional a todo ser viviente que traspasa la puerta, es muy amable y me hace sentir muy cómoda.

Cuando llegué, me esperaban con los brazos abiertos y yo dispuesta a que me mimasen. Después de saludar y charlar un ratito, Raúl me acompañó a la habitación donde se iba a realizar la sesión. Me encontré con un espacio no muy grande pero con lo indispensable para dar un buen servicio. Había una camilla y dos toallas esperándome, un espejo enorme y un arsenal beauty que quitaba el hipo.

Para realizar dicha experiencia, os aconsejo que vayáis con un sostén tipo bandeau ya que los tirantes de los convencionales molestan y nos tenemos que quitar las prendas de arriba. La toalla más pequeña es para posicionarla en la zona del tronco y así no mostrar nuestros encantos a nadie. La segunda, más larga, es para el resto del cuerpo a modo de sábana para no pasar frío. También te incluyen una diadema desechable para amarrar nuestra cabellera y que no nos moleste (y facilitar la tarea).

Otro consejo es que no vayáis maquilladas o lo mínimo posible ya que de aquí saldréis resplandecientes pero sin una gota de makeup (obvio). Quien se encarga de hacer dichas sesiones es Raúl y vais a flipar. Lo primero que me preguntó fue por mi tipo de piel y el resultado que quería conseguir. A mí me encanta la luminosidad y quería probetear productos nuevos así que… ¡manos a la obra!

En este post, os voy a contar la rutina que me aplicaron producto por producto, en todos ellos con masaje de rostro y relajación absoluta garantizada. Tampoco me quiero extender mucho porque mis opiniones solo se basan en una “puesta” y entre que no conozco los artículos tanto como me gustaría y no recuerdo las sensaciones de todos… Eso sí, os pondré para qué sirven y sus características básicas.

Primero comenzamos con una limpieza. Aquel día llevaba base de maquillaje únicamente por lo que la eliminamos con el Ultra Facial Cleanser. Se trata de un gel para todo tipo de pieles que disuelve la grasa, la suciedad y los residuos. Su fórmula es suave y de pH neutro.

Después, llega el turno del Exfoliante Facial de Piña y Papaya. Está fabricado con frutas y son las enzimas naturales las encargadas de exfoliar. Posee también unos pequeños gránulos (pero no demasiados) que ayudan de forma mecánica a esta acción. Deja a la piel refrescada, suave y limpia.

Pasamos a la Mascarilla Energizante Cranberry (que si me seguís en IG veréis, pinchando aquí, que pequé con ella porque me encantó). Su función es iluminar y aportar energía a la piel, disminuyendo los aspectos del cansancio para restablecer una apariencia radiante, saludable. Está formulada con arándano rojo (el polvo de semilla de éste exfolia suavemente) y cúrcuma (ayuda a mejorar visiblemente el aspecto general de la piel).

La sensación que da es frescor absoluto y luego la tez se queda muy luminosa¡Chute de energía a tope! Me la aplicaron durante unos 10 minutos y estuvo muy guay porque te ponen primeramente como una máscara tipo gasa y, sobre ésta, la mascarilla.

También he de decir que, mientras éste producto hacía su efecto, Raúl mata el tiempo probándote en los brazos la famosa loción corporal Creme de Corps (que bien huele y cómo deja la piel…) pero de ésta no hice foto individual… ¡Lo siento! 

A continuación, pasamos al Tónico de Caléndula. Sin alcohol, diseñado para aliviar la piel con problemas (no es que fuera mi caso, pero nunca está de más conocer nuevas alternativas). Realizado con flores enteras y extracto de caléndula, genciana y hiedra. Su función es mantener el equilibrio natural y la integridad de la piel.

El quinto paso viene dado de la mano del Clearly Corrective Brightening & Soothing Treatment Water. Es una nueva agua de tratamiento aclaradora y calmante. Ilumina e hidrata para minimizar la apariencia apagada y mejorar la homogeneidad del tono. También, nutre y reduce la aparición de alteraciones en la piel consiguiendo una tez más brillante. Actúa a modo de pre-sérum.

Llegamos al Serum Powerful Strength Line Reducing Concentrate. ¡Huele que alimenta a cítricos! Es un concentrado antiarrugas que proporciona una acción anti-oxidante que previene de daños externos y envejecimiento. Además, estimula la producción de colágeno y elastina, lo que ayuda a recuperar la luminosidad y mejora la textura de la piel. Su textura es como la de un gel crema por lo que hay que estar masajeando un rato hasta su completa absorción.

Por último, llega el turno de la Ultra Facial Cream. De ésta tengo una muestra y, como es bastante densa, la suelo utilizar por la noche. Su combinación de ingredientes ayuda a reducir la pérdida de humedad y mantene una hidratación excelente durante todo el día.

Una vez Raúl terminó de aplicarla, mi piel estaba como hinchada, repleta de principios activos y replandeciente. También algo enrojecida por el masajeo continuo pero muy bonita. En toda la sesión estuve relajada y con los ojos cerrados para disfrutar al máximo. Fue una experiencia que os recomiendo a todas ya que descubres nuevos productos, te tomas un momento para ti y sales de allí renovada.

Mi piel después de la sesión.

Dicha sesión duró una hora aproximadamente pero se me pasó volando. Si estáis interesadas y os apetece disfrutar de esta rutina facial completa, deciros que tenéis que pedir cita previa llamado al 963524030. Es gratuita y no hace falta comprar ningún producto (aunque no sé si os podréis resistir… ¡yo desde luego que no!).

En mi opinión, me parece una forma muy chula de probar una firma, disfrutar de sus olores, texturas, con una persona que te lo aplica y te explica sus características mientras que tú estás en la gloria y simplemente te dejas hacer. El resultado, desde luego, es inmejorable.

Y creo que no hay mucho más que añadir. ¡Espero que os haya gustado mi retransmisión! Si no conocíais este tipo de servicio, me alegro de haber sido vuestra descubridora 🙂Eso sí, perdonad la calidad de las fotos… La luz de ambiente no es la más propicia para que las imágenes sean claras y definidas, a parte de que el móvil tampoco ayuda mucho 🙁 .

Desde aquí, agradecer a Raúl y al equipo de la tienda su trato tan impoluto y el que cuenten conmigo para todo lo relacionado con la firma. Es un honor al que espero estar a la altura.

Aunque, esto no tendría lugar sin vosotros, los que estáis al otro lado de la pantalla apoyándome como verdaderos campeones. En serio, me siento muy afortunada y estas cosas me abruman porque no sé qué he hecho yo para merecer tanto cariño. ¡Muchísimas gracias! ♥♥♥

¡Espero que paséis un gran fin de semana!

¡Besitos!

5 comentarios en “EXPERIENCIA KIEHL’S: CABINA DE TRATAMIENTO

  1. ¡Ay guapa! Ya echaba yo de menos pasarme por tu rinconcito. La tienda de Kiehl’s de Colón me tiene enamorá’ precisamente por Esther. Cuando fui a conocer la marca me hizo ella una rutina facial como la que te han hecho a ti pero sentada en su mostrador y si la experiencia ya me pareció maravillosa… ¡Tumbada en camilla no me lo puedo ni imaginar! ¡Señor! Y, efectivamente, tienes razón. Yo también pequé con un par de cositas cuando me hicieron toda la rutina como el limpiador de caléndula (que me enamora, me flipa, deja una piel luminosa, limpia y confortable y encima huele SUPER BIEN) y la mascarilla de caléndula y aloe vera para hidratar e iluminar. Si, toda la línea de caléndula me flipa y estoy ansiosa por hacerme con el tónico que, además, lo has probado tú y he leído en varios sitios que es el favorito de los maquilladores profesionales y de pasarela. No sé si será así o no pero cuando lo probé me dejó una sensación maravillosa y calmada en la piel, así que, ¡chapó!

    Por otro lado tengo que probar alguna esencia porque creo que es el único paso de la rutina facial que todavía no he incorporado… En mi caso probé el de Orquídea, si no me equivoco y tampoco sabría decir si noté diferencias o no. Supongo que con el tiempo.

    ¡Un besazo, guapa!

    1. Yo sí que echaba de menos tus comentarios taaan completos. ¡Me hace mucha ilusión leerlos! Es que Esther es un encanto y el tónico de caléndula es genial aunque yo normalmente utilizo el de pepino porque aporta más hidratación 😊. No tenía ni idea de lo de las esencias, preguntaré vla próxima vez que vaya! Un besazo preciosa! 😘😘😘

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.