VOLTERETA

¡Buenos días!

Hace una semana quedé con mi hermana y mis primos para ponernos al día. Como somos buenos comedores, decidimos hacer la quedada haciendo aquello que más nos gusta: disfrutar de un gran festín. El lugar escogido para este cometido fue el protagonista de hoy.

¿Te quedas a conocerlo?

Lo eligió mi prima. Yo no sabía de su existencia pero ella es de paladar fino como yo así que confié plenamente en su criterio. Situado en la Avenida Cortes Valencianas nº26, lugar del antiguo estadio del Valencia CF y plagado de rascacielos. 

Se definen como “un equipo de jóvenes profesionales y emprendedores que se caracteriza por las ganas de innovar, de mejorar, de diferenciarse, y cuyo común denominador es la fuerza de la ilusión y el esfuerzo como motor principal. Buscan todo aquello que nos permita poder ofrecer al cliente algo diferente, novedoso, priorizando el perfecto equilibrio entre calidad-precio y combinándolo con las mejores ubicaciones, la decoración más impactante y el cuidado de todos los detalles.” Veamos si lo cumplen, ¿no?

La entrada ya es de por sí atractiva. Letrero en letras azul cielo/turquesa sobre panel de madera y muchas cristaleras a su alrededor. Esto ya ns indica que va a ser un lugar en el que entra mucha luz… ¡Punto positivo!

Pero la boca se abre hasta el suelo cuando decides traspasar el umbral… ¡Qué chulo! Lo primero en lo que te quedas embobado es la presencia de árboles que, evidentemente, son artificiales mas parecen de verdad. En sus copas cuelgan lo que se asemejan a botes de cristal con luz artificial en su interior. ¡Molan mucho!

El techo son vigas, las paredes de piedra y el sitio es amplio. Me recuerda a una casa de campo metida en un bosquecillo. La decoración está muy conseguida y, no sé vosotros, pero este tipo de detalles hacen que me relaje y con la sensación de que la velada nos va a dejar con buen sabor de boca. No me malinterpretéis, no me dejo conquistar únicamente con una escenografía bonita ya que lo que cuentan son los sabores pero hace que disfrutes todavía más del probeteo.

 

Cuando nos sentaron en nuestra mesa no sé por qué pero me dio por mirar al techo y… ¿a qué no sabéis lo que encontré? ¡Un espejo enorme! Ale, pues foto al canto y así de paso os enseño el suelo que me encantó ya que estaba empedrado, cual pueblo rústico de los de toda la vida.

Fuimos un día entre semana y a la hora de comer por lo que tomamos el menú. No sé si varían o no sus platos ya que sólo he tenido la oportunidad de asistir una vez pero, por lo que he podido cotillear en su página web (pincha aquí), cambian muy poquitas opciones. Imagino que van por temporadas. Su precio junto con una bebida (si es fin de semana no la incluyen) es de 11,90€ y se compone de primero, segundo y postre. ¡Guay!

Las mesas están muy bien dispuestas y un detalle que me gustó mucho es la frase del plato que espera tu llegada. Eso sí, voy a poner la primera “pega” de la entrada y es que no estaba lo suficientemente limpia como cabría esperar cuando te sientas como cliente recién llegado. Me explico: no es que la mesa estuviera sin recoger y lo hicieran en el momento que nos sentamos, si no que nos dejaron esperando mientras la aseaban y adecuaban a nosotros. Es ese momento, esperas que la mesa esté reluciente… No fue así y por ello lo digo a modo de crítica constructiva para que tengan en cuenta esos detalles. No pasa nada, estaban a tope y supongo que las prisas les jugaron una mala pasada, pero ahí queda…

Una vez ya sentados y dispuestos vinieron a tomarnos nota, todos los que nos atendieron atentos y rápidos a la hora de servir a pesar de que aquello estaba a tope. Como éramos cuatro tuve la posibilidad de fotografiar diferentes propuestas, aunque os describiré con más detalle la que yo escogí por el hecho de que es la que me comí en cantidad.

Comenzaremos por la Crema de Puerros Braseados. Fue mi elección y la mejor de todas (corroborado por mis acompañantes). Perfecta en el punto de calentor ya que estaba lista para comer, sabor intenso a puerros, espesita, fina (como a mí me gusta) y con pequeñas virutas de jamón serrano espolvoreadas en el centro, aportándoles ese toque de sal que tan bien le iba. ¡Impresionante! Además de cantidad no se quedan nada cortos.

Pasamos a la Ensalada Voltereta la cual está compuesta por: mango, tomate valenciano y aguacate en su mayoría. También le añaden cebolla morada junto con semillas de sésamo (creo recordar). Su presentación no puede ser más bonita, atractiva y de sabor espectacular. Una mezcla de sabores que combinan muy bien entre sí y todo muy bien cortado y peladito. ¡De diez!

La tercera opción fue la Tortilla Trufada con espuma de Patata. De sabor deliciosa, apreciándose ese regusto intenso tan característico del hongo. Poco hecha para mi gusto y lo que no vi (o igual estaba incluida en el interior de ésta) fue la supuesta espuma… Eso sí, de cantidad más que bien.

Cerramos los primeros con el Ceviche de Corvina¡Muy rico! No soy muy propensa a este tipo de elaboraciones ya que el pescado crudo y yo no nos llevamos muy bien pero he de admitir que estaba impresionante. Su presentación no podía ser más bonita y el sabor más interesante. La vinagreta la recuerdo entre dulce y agria mientras que la corvina fina y muy fácil de comer. No sé… ¡me encantó!

Pasamos a los segundos y comenzaré por mi plato: Pasta al Pesto Genovese casero. A pesar de que su presentación es fabulosa he de confesar que fue el que menos me impactó. Estaba bueno sí pero no deja de ser pasta con una salsa junto con un pelín de tomate y queso. De sabor estaba bien pero me faltaron ingredientes… 

Llegamos a la Poke Ball de Salmón la cual se trata de un tartar al estilo hawaiano, salsa ponzu, piña y arroz. Una mezcla agridulce, fría, con el cereal en su punto pero con una presentación “normal” ya que nos esperábamos una señora poke ball como las originales. La cantidad tampoco es que fuera un despilfarre, justita. Aún así, estaba muy rica.

Pasamos a la Hamburguesa Voltereta acompañada de cheddar, aguacate, bacon crujiente, lechuga y tomate. No estaba nada mal, la carne jugosa y en conjunto también. El pan muy rico y a modo bocadillo que eso también me gustó. Me sorprendió bastante (teniendo en cuenta que estoy obviando comparaciones).

Finalizamos con el Secreto ibérico sobre Puré Trufado. Si no fuera por que la cantidad fue tan justa hubiera sido la mejor opción para mi gusto. La carne estaba bien hecha y el acompañamiento espectacular.

Pasamos al momento de los postres. Escogimos cuatro tipos de tarta: Queso, Chocolate, Oreo y de Zanahoria. Tened claro que la última ganó por goleada. Súper jugosa… ¡Me encantó! Todas ellas caseras por supuesto.

En conclusión, es un sitio acogedor donde sus propuestas gastronómicas son innovadoras en comparación con lo que comemos habitualmente. Te quedas bien servido, no pasas hambre y el precio del menú lo veo más que asequible. Utilizan productos de temporada y la presentación de los platos tanto como el ambiente y la decoración me molaron mucho. Así que… No descarto repetir 😉 .

Suele llenarse bastante, a pesar de que fuimos un martes al mediodía aquello estaba que explotaba de gente por lo que, si tenéis intención de estrenaros en él, os aconsejo reservar previamente (toda la información está en su página la cual he linkeado unos párrafos más arriba).

A pesar de todo, me recuerda un poco a la cadena de restaurantes del grupo saona. Por ello, ni corta ni perezosa me informé preguntándoles directamente, los cuales me confirmaron que no, que no tienen nada que ver (por si alguna le picaba la curiosidad). 

Me dispongo a poner punto y final a este post. Espero que os haya gustado y que no se os haya caído mucho la baba 😉 . De momento, es un restaurante que únicamente se encuentra en Valencia por lo que si me leéis desde otras ciudades… ¡Apuntaros este sitio para futuras visitas!

Muchísimas gracias por pasar un ratito aquí conmigo. De verdad, no sabéis lo hinchado que tengo el corazón últimamente de tanto mensaje bonito que estoy recibiendo por vuestra parte. Sois amor del bueno y estoy muy orgullosa de teneros en mi círculo cada día apoyándome. ¡Os como con lomo!

¡Qué disfrutéis el fin de semana!

¡Besitos!

2 comentarios en “VOLTERETA

  1. ¿Que no se nos haya caído mucho la baba? Personalmente estoy salivando cosa fina y decidiendo el día que voy a ir a probarlo. ¡Fua! El sitio me ha parecido espectacular, la presentación de los platos igual y las opciones maravillosas (excepto la PokeBall que lamentablemente tiene piña y soy alérgica pero entra por los ojos y encima arrocito…). Los postres… Es que no sé decirte qué plato me ha gustado más. La tortilla me llama mucho porque además a mi me gustan muuuy poquito cuajadas, la hamburguesa, el secreto, la cremita que te pediste tú…

    Mira, qué hambre me estás dando.
    Y cómo me gustan tus entradas. ¡Gracias por la recomendación tan genial! Sin duda iré a probar.

Deja un comentario