TOALLITAS NÄPS

¡Hola!

Como ya os comenté en uno de mis post del año pasado (pincha aquí), tuve la oportunidad de conocer de primera mano las innovadoras Toallitas Näps. Las he estado utilizando durante una buena temporada y quiero reseñarlas ya que se merecen un lugar en este espacio.

¿Te quedas conmigo?

En primer lugar me gustaría hacer un breve resumen de cómo la marca llegó a España a través de Teresa, una mujer emprendedora que ha creado su imperio con mucho esfuerzo y cariño.

Todo comenzó con un viaje y un hotel. Digamos que, por casualidades del destino, en este establecimiento tenían unos objetos decorativos y perfumados que llamaron la atención de nuestra protagonista. Cuando llegó a España, se puso manos a la obra en busca de ese objeto tan curioso y que tan impresionada la había dejado. Una vez dio con él, pidió cantidades industriales y apostó por lo que hoy conocemos como: Toallitas Näps.

Como apunte curioso, tienen ese nombre porque Teresa es valenciana y aquí existe una receta muy típica llamada: Arròs amb Fessols y Naps (traducción: Arroz con Frijoles y Nabos). La diéresis que encontramos en la nomenclatura final quiere simular las pestañas de la mujer 😉 .

Pero vayamos a lo que nos importa… ¿De qué se trata? La verdad es que con su pequeño tamaño nunca imaginaríamos que pudiera dar tanto de sí. Me explico, es una toallita higiénica prensada que no se reseca ni caduca. Está pensada para el uso diario y aplicaciones cosméticas, es hipoalergénica, viscosa y biodegradable.

Como podéis ver, empieza siendo un diminuto círculo blanco apelmazado. En contacto con el líquido a añadir, crece. Una vez haya absorbido toda la humedad, se desenrrolla dando lugar a una toallita de un tamaño bastante considerable lista para ser utilizada.

Es porosa lo cual permite arrastrar mejor la suciedad ya que quedaría incrustada en los poros. Esto también le otorga una cierta ventaja ya que facilita su limpieza y, por lo tanto, podemos reutilizarla. No es eterna, claro está, pero tiene una durabilidad (o por lo menos es la que yo le doy) de unos 4-5 usos. Veréis que poco a poco se va deshaciendo y una vez llegados a este punto el único empleo posible es a modo de bayeta para el baño (sí, sí, como leéis… Para repasar las gotitas que suelen quedar en los grifos, lavabo… ¡Van de miedo!).

Lo más curioso es que podemos utilizar cualquier tipo de líquido en ella para hacerla crecer. Aunque, para no desperdiciar producto, aconsejo utilizar agua y, cuando ya la hayamos desenrollado, añadir el producto en cuestión para aplicar a continuación. Una vez terminado con ella, la lavamos (enjuagamos con un buen chorro del grifo), escurrimos y la dejamos secar. Así la tenemos lista para la próxima 😉 . No queda tirante y con un poco de agua vuelve a estar como nueva.

Tiene muchísimos usos ya que… ¡Es una toallita todoterreno! Al gozar de diversidad de artículos en formato líquido podemos utilizarla para lo que nos venga mejor en ese momento. Su fin más cotidiano y efectivo es el de la limpieza, tanto si añadimos el producto para hacerla crecer como a modo de muselina incorporándole un gel o una loción limpiadora. Mas perfectamente podemos aplicar un tónico o un agua de rosas.

Su tacto es muy suave y nada agresivo con la piel. Otra de sus ventajas radica en que sustituye de alguna manera a los discos de algodón. Al ser reutilizable, es más práctica en ese sentido por lo que a la larga sale más barato ya que nos evita un gasto extra.

Otra característica que la diferencia de las toallitas convencionales, es que la impregnamos del producto que nosotros utilizamos habitualmente. Es decir, de un artículo de mayor calidad que el que viene incorporado en las habituales. Ésta no está humedecida previamente si no que somos nosotras las que añadimos producto o agua para hacerla crecer y así darle el uso que necesitemos. Esto me parece todo un acierto ya que muchas toallitas a veces no las podemos utilizar porque nuestra piel no es compatible con el producto en el que van impregnadas.

Desde mi experiencia, os tengo que ser sincera. Al principio no sabía muy bien como sacarle el máximo partido. Es un producto muy nuevo para mí y acostumbrada toda la vida a los discos y a limpiarme el rostro con mis manos se me hizo un poco cuesta arriba ya que no me apañaba con ella. Eso sí, después de mucho ensayo-error, tengo dos productos predilectos que van asociados a esta magnífica toallita en mi rutina de desmaquillado y limpieza.

En primer lugar, me encanta aplicarme las aguas micelares con ella. A día de hoy utilizo la de Spot’s Lab (pincha aquí) pero tengo la de la Farmacia Alicia Casañ guardada en la recámara. A veces las hago crecer directamente con el producto en cuestión, y otras, intento economizar. De una forma u otra, me limpia el doble que con un disco de algodón normal. Al ser un líquido de higiene, con enjuagar la toallita me basta para tenerla lista esperando su próxima actuación.

El otro uso que me tiene más que fascinada es que retira de manera extraordinaria los exfoliantes. Lo comprobé con mi favorito hasta el momento que es el de la firma Detox Skin Food (pincha aquí) y es alucinante. Este producto tiene un gránulo muy fino y es algo complicado de retirar por completo pero, con el uso de esta toallita es súper fácil. Rápido, sin dejar demasiados restos (alguno queda mas nada en comparación si lo hacemos únicamente con las manos) y, además, me da la sensación de que aumentamos la acción de éste cuando arrastramos por lo que… ¡Doble función!

En definitiva, me gusta mucho esta herramienta. Facilita el trabajo del uso de determinados productos, me ayuda a ahorrar en discos de algodón (en situaciones concretas) y sus resultados son inmejorables por lo que las recomiendo sin ninguna duda. En cuanto se me acaben fijo que repito 😉 .

Podéis conseguirlas a través de Teresa en la siguiente dirección: info@toallitasnaps.com o llamando al: 918974115 / 696338899. Se encuentran en paquetes de 24, 40, 100, 240 y 500 unidades y también tenéis las opciones de kits y regalos 😉 .

Y hasta aquí, la reseña de hoy. Espero que os haya gustado y resultado interesante. No sé si las conocíais pero desde luego no me negaréis que es un formato muy novedoso. Si tenéis alguna duda o necesitáis más información acerca de ellas, dejádmelo escrito en comentarios que os responderé enseguida 😉 .

Debo agradecer la oportunidad dada a la Farmacia Alicia Casañ y a Teresa por contar conmigo para presentarme este productazo. Me habéis descubierto un antes y un después en mi rutina y es todo un honor haber formado parte de aquel fabuloso evento. Y, como siempre, no me olvido de mis preciados lectores los cuales están ahí dándome su apoyo en todo momento. ¡Muchísimas gracias! ♥♥♥

¡Nos leemos muy pronto!

¡Besitos!

5 comentarios en “TOALLITAS NÄPS

    1. Claro, es que éstas no son toallitas normales ya que las impregnas del producto que tu normalmente usas para tu rutina de limpieza! Si es líquido mejor y si no pues las mojas para desprensarlas y luego pones ahí tu limpiadora. ¡Son muy útiles! 😍

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s