VALENCIA ORIENT

¡Hola!

Hoy os traigo otro de mis descubrimientos dentro del mundo de la gastronomía. No soy muy de comida oriental pero a mí hermana le gusta mucho así que, de vez en cuando, buscamos algún sitio de este estilo para que yo, poco a poco me vaya iniciando y, también, salir de la rutina probando sabores nuevos.

¿Queréis que os cuente más?

Teníamos fichados unos cuantos restaurantes de estas características pero decidimos empezar por aquel que fusiona la comida mediterránea con la japonesa. De ahí, que nos decidiéramos por Valencia Orient.

He de hacer un pequeño inciso y explicar que no es que no me guste porque hay muchos platos que están buenísimos pero no me apasiona tanto como una paella valenciana. Me entendéis lo que quiero decir, ¿verdad?. Aún así, me encanta el probeteo máximo (si no fuera de este modo, esta sección no existiría) por lo que, de vez en cuando, me apetece salir de la zona de confort y disfrutar de platos menos tradicionales.

Como iba diciendo, el restaurante protagonista basa su cocina en la fusión. Este método fue lo que más nos llamó la atención por lo que mi hermana reservó y allá que nos fuimos. La decoración es bonita aunque algo sombría para mi gusto ya que tienen lo puntos de luz localizados y los colores predominantes son el negro y el rojo. Pero posee ese halo de sofisticación y calidez que hace que estés cómodo.

Teníamos el lugar para nosotras solas aunque no pude hacer demasiadas fotos porque la mesa donde nos posicionaron no tenía una panorámica ideal del sitio… Además, es bastante grande por lo que tampoco tuve demasiado tiempo para pararme durante el “camino”. Por ello, os pido disculpas y espero que os hagáis una ligera idea de cómo lo tenían decorado.

Las mesas estaban muy bien dispuestas, con manteles de tela al igual que las servilletas. En cuanto a las camareras fueron muy amables durante toda la velada y de decir que, desde nuestra ubicación, podíamos ver las cocinas. Esto es un punto a favor porque vislumbramos que los cocineros eran tanto japoneses como españoles con lo cual nos daba una tranquilidad absoluta de que lo que se cocinaba en esos fogones iba a ser lo que nos prometían.

No me malinterpretéis, no es que desconfíe de que un japonés no sepa cocinar bien la comida española o al revés, pero pienso que las raíces hacen mucho, las costumbres y las enseñanzas aprendidas bajo la tradición son claves para que una persona se nutra de los conocimientos básicos de su gastronomía y, según donde nazcas, tienes unas nociones u otras por lo que tener ambas perspectivas juntas, pienso que dan una garantía mayor.

Como queríamos probetear algo más fuera de lo común, decidimos pedir a la carta aunque también disponen de menú diario y por muy buen precio: 11€ (sólo de lunes a viernes y al mediodía). Un fallo de principiantes ya que, como os explicaré más adelante, por lo que nos costó, otra combinación hubiera sido un acierto.

Empezamos por las Croquetas de Marisco estilo Valencia Orient con Mahonesa de Aguacate. El plato contenía cuatro unidades con una pinta deliciosa. Los puntos de decoración eran dos tipos de salsa diferentes con los que poder combinar a parte de la mahonesa, la cual estaba exquisita. Aquellas croquetas eran increíbles. Si hubiera sido por nosotras, nos habríamos zampado cuatro más.

Pasamos a los Xiaojiao, Dim-sum de Gambas con Setas y Bambú al vapor con Salsa de Soja. Para que nos entendamos, las empanadillas japonesas que están como húmedas debido a su forma de cocción. Era la primera vez que las probaba y no estaban nada mal. Con la salsa de soja, el sabor era mucho mejor, más potente.

Lo que más me moló del plato, a parte de su sabor, fue la presentación: lo trajeron en una especie de cuenco de madera específico para hacer el producto al vapor y que éste se mantuviera en estado óptimo. El bambú lo pusieron a modo de hoja en la que se posaban las empanadillas para que éstas absorbieran en aroma y sabor. ¡Una pasada!

De aquí, ya nos decantamos por los platos principales. Nos apetecía pescado por lo que pedimos dos de productos diferentes. Empezaré por el Bacalao fresco glaseado al Alioli de Miso. ¡Impresionante!. El pedazo no era ni muy grande ni muy pequeño, por dentro tenía el punto idóneo y la salsa le aportaba más jugosidad y sabor aún.

Lo que no me gustó demasiado fue la guarnición… Para ser un plato único, lo vi pobre en cuanto a ese aspecto y más cuando le pregunté a la camarera si llevaba algún tipo de acompañamiento y me dijo: “sí, va con verduritas”. Por este motivo, me esperaba otra cosa. Pero bueno… el sabor me conquistó y me quedaré con eso.

En cuanto al plato de mi hermana, ella escogió el Salmón a la parrilla con Shiso rojo y Arroz crujiente. El suyo ya era algo más completo pero aún así, muy justitos en el tema guarniciones. No obstante, el pescado estaba delicioso. La idea del arroz crujiente no me conquistó demasiado, aunque he de confesar que le da un toque diferente y la salsa estaba muy rica, dando jugosidad y alegría al salmón. El punto de éste era el ideal y en conjunto es un plato de notable. ¡Muy rico!

No tomamos postre porque quisimos irnos a un sitio diferente así que pedimos la cuenta y nos fuimos. Nos costó casi unos 17-18€ por cabeza por lo que, teniendo en cuenta que un menú vale 11€ en el cual incluye primero, segundo y postre, con un par de entrantes y hasta incluso un principal más hubiéramos comido más cantidad y habríamos probeteado más opciones. Es un consejo que dejo por aquí por si os sirve de utilidad si os animáis a ir.

Se encuentra en  la Calle Joaquín Costa nº22, Valencia y su teléfono de contacto es: 963741490. Para más información del lugar podéis pinchar aquí.

Y colorín colorado, este post ha finalizado. Espero que os haya molado el sitio y si os dejáis caer por allí me lo hagáis saber 😉 . Desde luego, volveré porque son especialistas en shushi y hay que probarlo… A mí no me va demasiado pero como hay otras propuestas estoy salvada.

Como siempre, dar las gracias a todas esas personitas internáuticas que se dejan caer por aquí dándome su apoyo con cada visita, comentario y me gusta. A las que no os quedáis pero llegáis por casualidad os agradezco unos minutos de vuestro tiempo, y a las que sí os doy la más calurosa bienvenida.

Si no quieres perderte nada pero no sabes cómo hacerlo, te lo explico rápidamente: pinchas en menú y le das al botón “seguir”. Otra forma es introduciendo tu correo electrónico y confirmando el email que te llega a continuación… ¡Voilá!

¡Qué tengáis un bonito fin de semana!

¡Besitos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s