TERUEL: DÍA EXPRESS

¡Hola!

Último post al fin de nuestro viaje a las tierras aragonesas. Sé que se ha hecho largo, llevamos casi un mes con mis aventuras turistiles pero ya llegamos a las horas antes de la vuelta definitiva. Decidimos aprovechar nuestro Viernes cambiando de provincia.

¿Te quedas a cotillear?

Nos levantamos muy temprano porque habíamos decidido pasar parte del día en Teruel, nos venía de camino y, así, conocíamos un poco más la comunidad de Aragón. Desayunamos como siempre, aunque esta vez más tranquilos y en otra parte del salón restaurante ya que la habitual estaba reservada para los abuelos del inserso…

En hora y media aproximadamente nos plantamos en la ciudad. Aparcamos en parking ya que íbamos a explorar el casco antiguo.Teníamos claro lo qué íbamos a poder visitar antes de marcharnos por lo que os lo voy a esquematizar para facilitaros la lectura.

FUNDACIÓN AMANTES DE TERUEL

Está al lado de la oficina de turismo por lo que fue nuestro primer asentamiento. Hay varios tipos de entrada, como íbamos con el tiempo justo no escogimos la que lo incluía todo pero sí gran parte. No recuerdo el precio pero barato no era…

¡Ah! Y si tenéis carnet jove y sois mayores de 25 años (en el banco me dijeron que lo habían alargado hasta los 30 años, por lo cual lo llevo)… ¡No sirve!. La mujer que nos las vendió me lo explicó de la forma más seca y poco agradable que pudo… No fue irrespetuosa pero no me gustaron nada las formas.

MAUSOLEO DE LOS AMANTES

Pasado el trago, vimos primero un audiovisual y pasamos a una sala en la que nos explica la historia de dichos amantes, la cual procede de una antigua tradición.

“En los primeros años del siglo XIII viven en la ciudad Juan Diego de Marcilla e Isabel de Segura, cuya temprana amistad se convierte pronto en amor. Rechazado por la familia, al carecer de bienes de fortuna por segundón, el pretendiente consigue un plazo de cinco años para enriquecerse. Parte a la guerra y regresa a Teruel cuando expira el plazo. Isabel es ya esposa de un hermano del señor de Albarracín. Consigue Juan Diego entrevistarse con ella en su casa y le pide un beso. Isabel hace honor a sus votos de casada y se lo niega dando muerte al joven de dolor. Al día siguiente se celebran los funerales en San Pedro. Se acerca al féretro una mujer enlutada, es Isabel que quiere dar al difunto el beso que le negó en vida. Al hacerlo, repentinamente, muere junto a él.”

Este amor dio mucho que hablar por lo que fue fuente de inspiración para muchos artistas tanto escritores como pintores.

En 1555 se descubrieron las momias enterradas en la capilla de San Cosme y San Damián. Según el testimonio posterior del notario Yagüe de Salas, apareció un documento antiguo que recogía el suceso.

Juan de Ávalos esculpió las estatuas yacentes bajo las que reposan ahora las momias. La fría serenidad de Los Amantes, cuyas manos no llegan a juntarse, es símbolo de un amor que desborda los conceptos humanos. No se permite hacer fotos a los restos pero sí verlos y la verdad es que se conservan la mar de bien.

CONJUNTO MUDÉJAR DE SAN PEDRO

Pasamos a ver la Iglesia de San Pedro. Pequeñita pero con encanto. Fue construida a lo largo del siglo XIV y ha sufrido sucesivas reformas y restauraciones que han ido transformando su espacio. Aún así, podemos apreciar perfectamente la bóveda de crucería simple que circula por todo el templo.

El claustro es muy sencillo y mudéjar. Sus ventanas están fabricadas con alabastro.

TORRE DE SAN PEDRO

Construida en el siglo XIII, con una altura original de 25 metros, es la más antigua de las torres mudéjares turolenses. Su decoración exterior es sobria y elegante. Presenta la típica ornamentación mudéjar basada en cerámica vidriada y ladrillo.

Se puede visitar, solo que la entrada que escogimos no estaba incluída.

EL TORICO

Estábamos en Teruel por lo que era parada obligatoria. Es una fuente coronada por un pequeño toro. Situada en una gran plaza rodeada de bares donde tranquilamente puedes sentarte a tomar una caña y disfrutar del ambiente.

 

MUSEO DE TERUEL

La entrada es gratuita por lo que no quisimos desperdiciar la ocasión de verlo. En él, observas la evolución de la ciudad a través de los restos encontrados ya sea en forma de herramientas o de cerámica.

Lo más bonito se encuentra en la última planta, en la cual puedes disfrutar de las vistas que ofrece.

CATEDRAL DEL TERUEL

Otro sitio en el que no se puede hacer fotos pero que nos cobran entrada… ¡Muy fuerte!… Como ya dije en uno de los post anteriores (pincha aquí) es una vergüenza que sucedan estas cosas… En fin, está situada en el centro histórico y dedicada a la Virgen en el misterio de la Asunción. Y también la pillamos en obras…

Entre los varios elementos que la integran sobresale la techumbre mudéjar. Es la joya de la Catedral, pero vosotros no la podréis ver a no ser de que pinchéis aquí. Ofrece una decoración exquisita con motivos geométricos, vegetales y epigráficos de clara influencia islámica. Es como un libro abierto que muestra la cosmovisión del Teruel medieval. ¡Muy bonita e impresionante!

La catedral tiene muchos más tesoros escondidos en su interior pero es una tontería hablar de ellos si no los vais a poder ver como a mí me gustaría por lo que termino mi ruta intelectual por Teruel.

ASADOR LA VAQUILLA

Después de tanto monumento y andadura por la capital, buscamos un sitio para comer. Especifico… ¡Mi chico encontró EL SITIO! Y sí, lo pongo en mayúsculas porque es de sobresaliente absoluto.

Se llama Asador La Vaquilla y está situado en la Calle Judería . Es tal y como te lo imaginas pero mejor. Ves una barra enorme de larga en cuyo final encuentras la barbacoa donde hacen magia. Las mesas bien colocadas y preparadas para el festín. Cuando llegamos no había práticamente nadie por lo que puede explayarme con las fotos 😉 .

Es un restaurante familiar, ya que las camareras eran dos adolescentes por lo que imaginamos que serían las hijas de los dueños. Nos tomaron nota y sirvieron con mucha amabilidad, además de rapidez.

Escogimos el menú del día. Su precio es de 17€ por cabeza pero incluía primero, segundo, pan, postre y bebida en la cual podías escoger entre dos tipos de botellas de vino, agua o cerveza por lo que lo vi la mar de bien. Optamos por un tinto, en concreto, Campo de Borja Coto de Hayas Roble.

Empezamos por los primeros. Mi chico escogió Judiones de la granja con Morro y Compagno asturiano. ¡Madre del amor hermoso!. ¡Qué bueno estaba aquello!. Las judías se deshacían en la boca y los trocitos de carne y jamón espectaculares. El caldo era gordito y muy sabroso… ¡Ñam!.

Llega la hora de mi plato: Migas caseras con Uvas, Huevo frito y Panceta ibérica adobado en Pimentón. Era para llorar del gusto... ¡Estaban demenciales!. No uno, sino dos huevos fritos hechos como a mí me gustan (sin la clara cruda cerca de la zona de la yema), las migas súper sabrosas y blanditas. Todo mezclado era un concierto de sabores que no os hacéis una idea. La panceta deliciosa y jugosa… Tenéis que probarlas para saber de qué os hablo… ¡Un absoluto 10!.

Pasamos a los segundos ansiosos por seguir disfrutando. Mi hombre eligió el Chuletón de Paletilla fresca de Cerdo a la brasa. Aquello no podía estar más jugoso… ¡Y era enorme!. Se lo acabó como un campeón aunque, con lo suculento que estaba, era un pecado gravísimo no hacerlo. Lo acompañaron con una patata asada untada con un poco de alioli casero y pimientos.

Mi segundo fueron los Jarretes de pierna de Ternasco confitado en su jugo y Aceite de Oliva. Mi imaginación no se correspondió con lo que trajeron y no lo digo en el mal sentido. Salí ganando en todos los sentidos… ¡Menuda pierna de cordero me plantaron para mí solita!.

El acompañamiento fue el mismo que el de mi chico por lo que yo encantada de la vida. A pesar de estar rica y jugosa, en esta ocasión, el plato de mi hombre ganó por goleada. Eso sí, yo me puse hasta los topes y repelé el hueso como buena comiente que soy 😉

Llegó la hora del postres y no podía con mi alma de lo hinchada que estaba. Pero se incluían en el menú así que, sólo por probar una exquisitez más del sitio, desabroché el botón de mi pantalón e intenté hacerle hueco.

Escogimos una especie de Natillas caseras (y digo “especie” porque no recuerdo si realmente era eso…) que estaban deliciosas y un Coulant de Chocolate también muy rico.

He de decir que fue el sitio donde mejor comimos de todo el viaje y desde luego que repetiremos si volvemos por esa zona. ¡Nos encantó!. Tenemos claro que volveremos si en alguna ocasión pasamos por allí.

Para bajar un poco aquel festín, fuimos paseando por el casco antiguo antes de regresar al coche y poner dirección rumbo a casa.

¡Y aquí finaliza el viaje 2017 de nuestras vacaciones!. Espero que no se os haya hecho demasiado largo, que hayáis disfrutado con nuestras aventuras y sobre todo con las imágenes. No sé cuándo será la próxima escapada pero tampoco tengo prisa, ahora toca volver a la rutina y disfrutar del día a día (que también tiene su encanto).

¡Qué tengáis un bonito Martes!

¡Besitos!

2 comentarios en “TERUEL: DÍA EXPRESS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s