MADRID: DÍA 4

¡Buenos días!.

Por fin llega la última entrega de esta mini aventura por la capital española. Sólo disponía de una mañana por lo que esta entrada va a ser corta, lo que no quiere decir que no sea intensa e inolvidable.

¿Me acompañas?

Nos levantamos tarde, ya que mi prima es una remolona empedernida pero, aun así, teníamos un objetivo claro: desayunar/almorzar una napolitana de chocolate caliente. Sí nenas, hacía un calor sofocante pero nosotras erre que erre con tomarlo todo como si estuviésemos en invierno. Palos a gusto no duelen… ¿no?.

Antes de aquello, decidimos subir a lo más alto de un Corte Inglés situado en la zona de Gran Vía (no me preguntéis cuál porque igual no lo estoy ubicando ni bien…). Desde allí, pudimos contemplar Madrid en todo su esplendor y, cómo no, su edificio más famoso a plena luz del día desde una perspectiva que lo embellecía algo más. Ya os comenté cuál era mi favorito (pincha aquí) y, aunque para mí no es el más bonito, sí que es cierto que llama la atención.

Una vez refrescadas, nos dirigimos a La Mallorquina. Pastelería emblemática de la capital y que su reputación la tienen más que merecida. Todo casero, amasado por ellos desde hace más de cien años… ¡Tiene que estar bueno por narices!. Y… ¡Vaya que sí!.

Colas kilométricas son las que nos esperan al abrir sus puertas, pero van muy rápidos por lo que el tiempo de espera es el justo y, teniendo en cuenta que fuera hacía calor, tampoco nos importaba mucho ese pequeño detalle. Eso sí, el hombre que nos sirvió la napolitana no fue el más amable del mundo… Está claro que la cantidad de gente puede ponerte nervioso e incluso a agobiar (yo estoy detrás de un mostrador y sé lo que se siente) pero si un cliente te pide algo, lo normal es que lo cumplas o hagas el amago de hacerlo independientemente de si te apetece o no.

Le pedimos la napolitana caliente con la que soñábamos aquel día, bien, el señor nos dijo que caliente no estaba porque las habían hecho a primera hora de la mañana y nos la sirvió sin más. ¿Con la cantidad de hornos que tienes y no eres capaz de calentarla cinco minutos?. Tampoco íbamos a insistir porque las colas eran monumentales y no daban para más así que nos conformamos con el bollo y las formas.

Aún estando del tiempo, aquella napolitana era una delicia. Normalmente tengo la costumbre de comer la parte donde sólo hay chocolate ya que el resto suele quedarse seco y lo aparto. En este caso, todo lo contrario. Blandita, jugosa y con la cantidad de chocolate bien proporcionada y perfecta. ¡No he probado mejor napolitana en la vida!. Nos la comimos en la barra junto a un zumo y un vaso de agua. Realmente pedí una botella pero la dependienta me dijo que era de cristal así que sin decir nada me plantó un vaso de agua con hielo. ¿Se puede ser más maja?.

Como la pastelería está situada delante de la Puerta del Sol, allí que comenzó la sesión de fotos. Y… ¿cómo no?. Aquel emblemático monumento se encontraba en obras… ¿POR QUEEEEEEEEEÉ?. Tengo muy mala suerte para estas cosas…

Puerta del Sol.

Para más inri, también “estropearon” mis imágenes la presencia de unos hippies ambulantes que se plantaron justo en medio… así que me conformé con lo que había.

El Madroño.
El Madroño.

Sólo nos quedaba un destino que visitar: La Plaza Mayor. Pusimos rumbo de inmediato ya que el calor se apoderaba de nuestros cuerpos y el sol era de justicia. Esta zona de Madrid me gustó mucho más ya que las calles me parecieron más antiguas y repletas de historia y originalidad.

Cuando llegamos al lugar no me podía creer lo que veía… ¿un laberinto de botellas de plástico?. ¿En serio?. Pues nada… Es lo máximo que pude hacer en cuanto a imágenes se refiere… Aquel día no tenía suerte fotográfica. No es que no lo disfrutara pero no me gusta tener cosas delante o obras que desmejoren lo bonito del lugar en el que me encuentro. Tragué saliva y hice como si no estuvieran ;).

¡Qué bonita es!. Me hizó recordar mi paso por Salamanca (pincha aquí).

Plaza Mayor.

 

Exhaustas por el calor, paramos a tomar una caña y cogimos fuerzas para ir a comer ya que el tiempo jugaba en nuestra contra. Decidimos repetir en un restaurante del que ya os hablé en una entrega pasada (pincha aquí). ¿Adivináis cuál es?.

¡Sí, señoras y señores!. Mi comida de despedida fue un cachopo como la copa de un pino. Volvimos a este singular restaurante donde mi prima y yo la gozamos una vez más. Nunca olvidaré su sabor, el queso fundido que se mantiene en ese estado durante todo el banquete, la carne jugosa y el placer que me suponía cada bocado… ¡De verdad, tenéis que ir!.

Terminado este festín, regresamos a casa, hice la maleta, descansé un rato y nos dirigimos a la estación de Atocha donde mi tren esperaba para llevarme de vuelta a casa y al fin de mis vacaciones. Echo mucho de menos a mi prima pero sé que nos volveremos a ver ya sea en la capital, en Sevilla o en mi Valencia.

Mis aventuras por Madrid han concluído. Espero que no se os haya hecho muy largo, para mí fue un abrir y cerrar de ojos por lo que he querido plasmar cada detalle y así volver a recordar mis andaduras y la compañía. También me gusta hacerlo así para que os sirva de guía a las que tengáis planeado ir a la capital pero no disponéis de referencias.

Si tenéis alguna duda o queréis preguntarme algo acerca de mis experiencias soy toda ojos. Me despido de Madrid con muy buen sabor de boca. Quizás no sea la ciudad que más me ha encantado o impresionado pero sí que es cierto que es el lugar donde más variedad puedes encontrar tanto de personas, ambiente como de gastronomía. Es el mejor sitio donde hacer de todo y eso, de vez en cuando, también apetece.

¡Mil gracias por acompañarme en mi recorrido!. No os despistéis que tengo otra escapada reservada y volverán los post de esta sección. ¡Espero que os haya gustado! 🙂

No te pierdas mi día a día siguiéndome en Instagram: @pajuanes. Y si quieres seguir leyéndome… ¡Suscríbete!. ;).

¡Disfrutad del fin de semana!.

¡Besitos!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s