SAONA

¡Buenos días!.

Hacía tiempo que no os traía un post de este tipo, ¿eh?. Pues advierto que van a llegar unos cuantos jujujujuju. Hasta hace poco, he tenido una racha de probeteo máximo por lo que he podido recopilar lugares, fotos y mucha información culinaria en cuanto a catas se refiere. Antes de hablaros del restaurante en cuestión, me gustaría realizar una introducción para que entendáis un poco de qué va el tema y cómo funcionan.

¿Te quedas conmigo?

El sitio que os voy a describir a continuación, pertenece a una cadena de restaurantes que se engloban en la denominación de Grupo Saona. El ambiente en el que se inspiran todos sus locales es el que existe en el mediterráneo, concretamente en las Islas Baleares. Apuestan por una comida sana, casera y de calidad muy asequible para que todo el mundo disfrute de sus platos.

Yo ya he estado en dos de ellos, por lo que os voy a presentar el primero. Se llama Saona. Tiene distintas localizaciones dentro de la ciudad de Valencia y SIEMPRE están abarrotados por lo que, si al final de este post, estáis locas por ir os aconsejo que reservéis previamente o no tendréis sitio. Para ello, poseen una plataforma online muy útil para los futuros comensales. Pincha aquí.

Al que fuí se encuentra situado en la calle Gran Vía Marqués del Turia, 46. Como os he contado en otras ocasiones, me toca quedarme a comer por el centro a causa de no disponer de tiempo para volver a mi preciosa casita asi que aprovecho para realizar estas catas que tanto me gustan.

Ya sólo el exterior te llama la atención. De verdad, la combinación madera y plantitas es mi perdición. Y si le añadimos toques blancos… ¡Muero de lo bonito que es todo!. Disponen tanto de salón comedor como de terraza para comer donde más te guste. Consta de un letrero enorme con el nombre del sitio en mayúsculas y en color azul cielo que queda fenomenal.

Cuando entramos, es más impresionante todavía. Realmente es un lugar sencillo, pero la decoración y los detalles lo engrandecen de forma asombrosa. Vemos pareces blancas lo cual aporta luz y limpieza seguido de farolillos y lámparas a modo de cesta de mimbre. También plantas colgantes cerca de un espejo enorme, el mismo letrero gigante con la palabra SAONA y cuadros con motivos marineros.

Las mesas son todas de madera, bien puestas, con una planta artificial en el centro. Y, ¿cómo no?, abarrotado hasta los topes. Hay cristaleras que dan visión a la calle para aumentar la luminosidad del lugar. Muy veraniego y playero todo. ¡Me encanta!.

Aún así, vayamos a lo que nos interesa: la comida. Los platos que os voy a enseñar pertenecen al menú de mediodía diario que consta de primero, segundo y postre con bebida incluida. He de añadir que varía el precio cuando pasamos al fin de semana, al igual que las propuestas (no todas pero sí la mayoría). Yo he estado en ambas situaciones por lo que especificaré para que no os arméis líos. El menú del mediodía entre semana es de 9.90€ con la bebida incluida, en cambio, los fines de semana, se eleva a 11.90€ y excluyen ésta última.

Voy a comenzar por los primeros. Hay varias opciones de elección, es una característica que agradezco ya que el abanico es más amplio y tienes menos probabilidades de cansarte. ¡Punto a su favor!. Empezaré describiendo la Crema de Boletus, en su día, también conocida como una de las sugerencias del día.

¡Deliciosa!. Te sirven un buen plato, nada de tonterías. Una vez la pruebas… ¡Deseas que no se acabe nunca!. El sabor intenso a su ingrediente principal es incuestionable, cremosa, calentita (lista para meter la cuchara y zampar), espesa y sin ningún tipo de tropezón, hilo o polizón que nos pudiera molestar a la hora de saborearla. ¡Increíble!. Como decoración, cebollino bien picado. Una propuesta que no podéis dejar pasar.

Pasamos a la Ensalada de Tomate y Mozzarella. No es pequeña pero tampoco una barbaridad, la sirven con rúcula y bien aderezada de salsa pesto. Está buena pero tampoco es algo que te impacte. Si no hay nada mejor o que os llame la atención, es una buena opción.

A continuación, os voy a describir tres primeros que tomé cuando fuimos en grupo un Domingo. Dichos platos no se encuentran en el menú normal de entre semana, de ahí que lo especifique. Los pusimos al medio, para probetearlos todos ;).

Comenzamos con la Ensalada de Queso de Cabra y Jamón Ibérico. Seguimos pecando de poner poca cantidad, aun así estaba rica. El jamón crujiente, el queso se mezclaba bien con el resto de ingredientes y la salsa que aderezaba la la mezcla de lechugas estaba muy buena aunque no recuerdo de qué era (I’m sorry). Agradezco también que las hojas de lechuga fueran de un tamaño adecuado para no desesperar cortándolas y comer como una persona normal. ¡Otro punto!.

Las Patatas Saona fue una de mis conquistas ya que están bien fritas, ponen una cantidad más o menos adecuada y la salsa de queso con la que las cubren está exquisita, lástima que no tengan la manga ancha con ella. Otra recomendación con la que no fallaréis.

Seguimos con el Paté de Queso y Mermelada de Tomate. Sí señores, el día iba de queso y aún no hemos terminado. La mezcla es dulce y está buenísimo. No sé si sería un entrante que yo volvería a repetir ya que no deja de ser bastante simple pero si no hay nada mejor…

Por último, dejo para el  final mi favorito: Burrata de búfala con Tomate y aliño de Albahaca. Sencillo pero con el tomatito pelado, troceado y el aliño le da un punto de chispa al plato que no os lo imagináis. Me encantan este tipo de texturas tan cremosas mezcladas con condimentos elaborados de este modo. ¡Un diez!.

Llega el turno de los segundos. Comenzaremos por un fail en toda regla: La Hamburguesa Angus con Mayonesa de Ajo Negro. Le añaden también rúcula y tomatitos secos. Es pequeña y el pan está sequísimo, no he probado pan así en la vida. La protagonista no está mal pero queda a un lado cuando los fallos se aprecian más que las virtudes. Igual si le hubieran puesto más salsa y la hamburguesa fuera más gorda, la cosa cambiaría. Lo que tengo claro es que este plato no lo repetiré.

Pasamos al Pollo Teriyaki, dado como sugerencia del chef. Muy rico, con mucha salsa y todo lo que tú quieras pero… ¡Te ponen una cantidad mísera!. Tuve que comérmelo muy despacio ya que con dos cucharadas hubiera acabado con él y es una pena. Ya que ponen esas pequeñeces, sería todo un detalle que lo adjuntaran a algún tipo de guarnición que le diera más juego al plato. Solo diré que, aquel día, pasé hambre. Lo volvería a repetir por el sabor pero no sé si me atrevería un día normal en el que no tuviera que ir a trabajar.

Seguimos con los Noodles de Pollo y Verduras. Esto ya es otra cosa, la cantidad en comparación con el anterior ya mejora bastante. ¡Están muy ricos!. Los impregnan bien de salsa pesto, hay bastante cantidad de verduras (es decir, no es sólo pasta) y los noodles están en su punto. ¡Repito sin duda!.

Por último, otra joya de su corona que ponen en versión miseria: Solomillo de Pollo con salsa Camembert, Patatas a lo pobre y Jamón Iberico. Muchos ingredientes que combinan en el plato de forma brutal pero en cantidades penosas, por lo menos las veces que los he pedido… El solomillo es medio filete de pechuga colocado sobre una mini montaña de patatas y espolvoreado con un poco de salsa. El jamón es lo más grande que encontré en el conjunto y que le pusieran un toque verde como aditivo lo añadí enormemente. Repetiré porque está impresionante pero me apena que sea tan efímero.

Llegamos a los postres. Comenzaré con las tartas. He probado dos: Banoffee y Queso con Arándanos. ¡Muy buenas!. Se notan que son caseras y, aunque te pongan un trozo más bien pequeño, se agradece ya que hinchan y… ¡Menos mal!.

La primera es una mezcla de nata, plátano y dulce de leche. ¡Dulce a más no poder!. Aún así, ¡me encanta!. Os revelaré que no soy muy de nata pero en esta combinación me la como la mar de a gusto. La segunda retiro la mermelada porque no me mola demasiado pero el resto está riquísimo. Lo que más me gusta es la base de galleta… ¡Mmmmm!.

En otra ocasión, me decanté por fruta por lo que pedí las Fresas con Nata. Pensáréis… “Pues para no ser de nata… ya llevas dos postres con ella”. Pues sí, pero como las fresas suelen resultarme ácidas me gusta mezclarlas con algo para disipar ese sabor y lo único que tienen a mano es la nata así que… ¡Para dentro!.

Para terminar, el Yogur Griego con Mermelada. La escogí de melocotón y que bueno me estuvo… Cremosidad y dulzor se mezclan para embelesar mi paladar. :). Eso sí, personalmente, creo que el troceado de frutos secos sobra ya que la textura fina y pulida de este postre se ve afectada.

Y hasta aquí finalizo con la descripción de los platos. Ahora me gustaría realizar una pequeña reflexión en cuanto al servicio se refiere. Son lentos… Está claro que siempre están a tope y a rebosar, eso lo entiendo pero hay que tener en cuenta que no siempre es así. Es más, si he reservado a una hora determinada y encima voy sola espero que me atiendan enseguida ya que normalmente voy con el tiempo justo y lo único que quiero hacer es devorar.

Ya me ha pasado en varias ocasiones en las que llego, pregunto a algún camarero/a que pillo libre y me dicen que me espere que enseguida me atienden. Espero y espero pero nadie me presta atención por lo que aprovecho para ir al aseo y lo vuelvo a intentar por segunda vez. Son 15-20 minutos que se me escapan y que no debería de ser así ya que, para eso sirven las reservas, ¿no?.

Como siempre digo… son mis experiencias y las comento por este espacio para que las tengáis en cuenta a la hora de acudir a algún lugar. No digo que os vaya a pasar, pero si que existe esa posibilidad. Tampoco lo pongo aquí como crítica destructiva, en todo caso constructiva para que, si me leen, tengan en cuenta esos detalles.

Igual que pienso que su comida está bastante bien en cuanto a calidad precio se refiere, tienen unas decoraciones preciosas y cuando, una vez te atienden son muy amables también tengo que decir dónde fallan bajo mi punto de vista. No sé si las personas que me lean y hayan frecuentado estos lugares habrán vivido las mismas experiencias que yo, de ahí que me gustaría que me lo contárais. También he de decir que no me ha pasado en todas las veces que he ido, pero en más de las que me gustaría.

Y luego, las cantidades de las comidas para mí es el punto más importante a mejorar sin ninguna duda. Sobre todo cuando vas por ocio. Ojo, para mí es una de mis elecciones cuando tengo que comer fuera de casa y debo volver al trabajo ya que me sacia y no me deja hinchada ni mucho menos pero eso sí, el hambre va a llamar a tu puerta y lo sabes.

Conclusión, volveré. Saona me gusta tanto por sus platos, como por su precio y decoración. Lo recomiendo para esas personas que les apetece comer algo rico, pero que sean como pajarillos o les pase como a mí y tengan que volver al trabajo. En cambio, para tragaldabas que lo que buscan es ponerse las botas… no es tu sitio, a no ser de que tengas suerte y, como hay varios en toda Valencia, caigas en uno en el que el cocinero sea más generoso con las cantidades. Si lo has descubierto… ¡Házmelo saber!.

Para más información acerca de ellos, os dejo aquí su enlace para que cotilleéis y veáis los distintos restaurantes que poseen. Pincha aquí.

Y con más de dos mil palabras escritas, finalizo esta pedazo de entrada. Espero que os haya gustado y no me odiéis por hacerla tan larga. Me gusta expresarme y describir todo al detalle.

¿Experiencias?

¿Qué plato os ha llamado más la atención?

¡Mil gracias por pasaros y comentar!. ¡Me encanta leeros y disfrutar de vuestra compañía internáutica!.

¡Hasta la próxima!.

¡Besitos!

10 comentarios en “SAONA

  1. Yo sí que he ido y en mi opinión es todo lo contrario a lo que dices. Los platos te llenan hasta tal punto que casi no llegas al postre. La espera es mínima teniendo en cuenta que hay más gente en el restaurante. Si queréis un punto más de atención y de nivel, Turqueta y sobretodo Tago Mago es lo que buscáis pero claro, el precio sube. Saona es un restaurante familiar y urbano, razón por la cual sus características son como son. ¡Recomiendo encarecidamente Turqueta y Tago Mago (en el blog WHAT MORE? está la crítica respectiva)! Aún con esto, ¡muy buen post! Punto por la experiencia y por tu forma de compartirla. Un beso.

    Le gusta a 1 persona

    1. Como he dicho en las conclusiones, son mis experiencias. Que igual he ido a unas horas en las que el servicio no da para más y la cosa está así, lo entiendo. De todos modos, lo tengo que expresar porque son puntos mejorables. Y en cuanto a las cantidades, dependiendo de lo que escojas ponen más o menos en función del plato, por lo menos lo que he vivido yo. También es verdad que yo soy un pozo sin fondo y para mi gusto se quedan cortos en algunas de sus propuestas. ¡Muchísimas gracias por comentar y compartir tu opinión!. A Turqueta también he ido y estoy preparando su correspondiente entrada jejeje. Un saludo y mil gracias por leerme 😘.

      Me gusta

  2. Me encanta Saona y, sí, coincido contigo en que las patatas Saona están riquísimas. El pollo teriyaki también lo probé y está muy bueno, pero si añadieran un poco más de cantidad estaría mejor. Y de postre, mi favoritísima, la tarta de queso! Un beso guapa 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s