TABARCA

¡Buenos días!

Traigo noticias frescas. Mi vida ha sufrido un giro de 180º que se traduce en muuuuuucho tiempo libre. Sabéis a lo que me refiero, ¿no?. ¡Sí mi querido lector, estoy de vacaciones permanentes!. Traducción: tiempo a punta pala para disfrutar de esta bonita estación, escribir en el blog, salir al exterior para que el sol acaricie mi blanca e impoluta piel y la suba un poco de tono… Pero sobre todo, relacionarme con todas aquellas personas con quien de normal no puedo y las tengo “al lado” o llevo años sin saber de ellas algo que no sea a través de redes sociales.

Por último, decir que durante el mes de agosto voy a hablaros de mis vacaciones. Tengo varios posts en “stand by” de sitios que os quiero presentar, productos, looks de maquillaje que os prometí y que aún no he sacado momento para realizar las fotos… pero me parece mucho más ameno y veraniego comentaros mis últimas andaduras por determinados lugares de España (hasta ahí puedo avanzaros). Aún así, no descarto que si me encuentro inspirada, caiga en la tentación y uno de los temas comentados anteriormente se cuele entre las publicaciones que tengo intención de mostraros 😉 .

Sin más dilación, voy a comenzar con el post que nos incumbe.

¿Preparados?

Mi novio y yo hemos cumplido 7 años de relación y para celebrarlo decidimos pasar el día en Tabarca. No es nuestra primera visita a esta preciosa isla, pero nos gusta tanto que recurrimos en ocasiones a este destino para hacer algo diferente. Más que un viaje como tal es una mini escapada sin nocturnidad pero es un sitio taaaaaaan bonito que no podía dejar de incluirlo en esta sección.

Tabarca se encuentra situada frente a la ciudad de Alicante. En realidad, más que de una isla, se trata de un pequeño archipiélago compuesto, además, por los islotes La Cantera, La Galera y la Nao. Posee una longitud aproximada de 1.800 metros y una anchura máxima de unos 400 metros. Se puede llegar a ella mediante distintos puntos geográficos pero nosotros siempre escogemos el puerto de Santa Pola.

Existen dos modos de transporte: barco o lancha rápida. Para la ida, normalmente elegimos la primera opción ya que a la vuelta siempre es sí o sí mediante el navío. De esta manera, disfrutamos de experiencia doble. A mí personalmente me gusta más la lancha ya que notas muchísimo más el balanceo de las olas, casi se puede saborear el agua de lo cerca que estás y me resulta más divertido. El ticket cuesta 10€ por persona y te incluye tanto la ida en lancha como la vuelta en ferry.

Una vez llegamos a la isla, las primeras vistas con las que nos topamos son éstas. Absoluta belleza marítima. Es un paraíso al alcance de todos, un pequeño privilegio de la naturaleza del que podemos disfrutar sin que nuestro bolsillo lo note excesivamente.

La playa es la primera parada. Disponemos del alquiler de sombrilla y tumbonas para evitarnos ir cargados durante toda nuestra estancia, sobretodo si vamos a pasar el día allí y, más adelante, queremos disfrutar de un paseo por el pueblo. Eso sí, hay que llegar pronto porque este servicio se termina enseguida ya que, una vez está “todo el pescado vendido” no podremos utilizarlo. Nosotros llegamos tarde por lo que tuvimos que apechugar y mi piel cogió un pelín de color. No os asustéis, mi protector solar no se separó de mí en ningún momento 😉 .

Sus aguas estaban calmadas y menos cristalinas que de costumbre a causa de las algas (la suerte es que se quedaban en la orilla), pero limpias al fin y al cabo. La temperatura era la idónea para darse un chapuzón sin pensárselo dos veces aunque, en mi caso, siempre me da un poco de impresión cuando mis pies entran en contacto con ellas. Cuando me adentré, la claridad hizo su aparición dejándome ver las maravillas que esconde su inmensidad. Me fascinó ver un pequeño banco de peces nadar entre el resto de los mortales como si de rocas nos tratáramos.

Mi chico aprovechó para bucear y ver con mayor precisión todos los animalitos acuáticos que pudiera. Yo me dediqué a tomar el sol y a disfrutar de la calma que sólo el mar proporciona.

Una vez el estómago empezó a rugir, nos dirigimos a comer. Antes de bajar a la playa, habíamos reservado previamente en uno de los restaurantes de la isla. Solemos ir cambiando en todas nuestras visitas ya que así podemos tener criterio de selección. En esta ocasión, elegimos “La Caleta”.

Se trata de un restaurante situado en primera línea de playa el cual ofrece distintos menús según el bolsillo y los gustos de cada uno. A nosotros nos apeteció darnos un homenaje y escogimos el que incluía el Arroz con Bogavante. ¡Mmmm!. Es un sitio bastante simple, sin demasiada sofisticación, de esos lugares en los que se valora más el trato y la disposición. 

Para comenzar: Pan con Alioli y Tomate rallado. Éste último se notaba que era natural, ya que incluía hasta las pepitas, ¡un punto a su favor!. La salsa no lo puedo decir con seguridad pero estaba rica y junto con el tomate entraba la mar de bien. Lo que no salía fuera de lo común es el pan, normalucho, de estos que compras en cualquier supermercado que están hechos “a máquina” como suelo caracterizarlos yo.

Voy a hacer aquí un pequeño inciso y sí, voy a dar la chapa con esto. ¿Tanto cuesta señor mío ofrecer en todos los establecimientos un pan que no esté prefabricado si no hecho con cariño y mimo en una panadería de toda la vida?. No sólo lo digo por este restaurante, si no por muchos bares o locales típicos de al lado de casa que dan unos servicios más “normalitos” en cuanto a cocina se refiere pero que por un pelín más podrían ofrecer algo rico y básico como es un buen pan. En mi opinión, creo que el cliente se siente más agradecido por ver un detalle tan insignificante convertido en una buena rebanada a la que dé gusto hincarle el diente. El comensal estaría mucho más satisfecho y el local es posible que adquiera unos mínimos aceptables. Ahí lo dejo…

A continuación pasamos a la Ensalada. Sencilla a más no poder pero cumplía con los requisitos más básicos como es una lechuga fresca cortadita y no de bolsa. ¡Gracias!.

Para terminar con los entrantes, Fritura de Pescado compuesta por calamares rebozados y pescado frito (no sabría decir si eran sardinas o boquerones) pero riquísimo. Además apetecía, aunque hubiéramos agradecido un poco de mayonesa para acompañar.

Pasamos al plato principal: Arroz con Bogavante. Nunca lo habíamos probado en este formato, es decir, con dicho crustáceo por lo que fue una experiencia nueva para ambos. Nos dieron a elegir entre meloso o seco. Con el calor que hacía, preferí seco pero creo que cometí un error… A la próxima espero acertar. No estaba malo ya que el grano estaba en su punto, un pelín aceitoso a mi parecer pero comestible. Aún así no despertó nada en mi interior. El bogavante en sí nos encantó, le sacamos toda la molla posible pero en el formato escogido el arroz se quedaba insulso, no tenía el sabor esperado. Puedo llegar a afirmar que nos decepcionó.

Como broche final, de postre sólo les quedaba fruta o tarrina de helado (también de fábrica). Mi bombón no daba crédito y se tuvo que conformar con lo que había. Ídem de lo mismo con respecto a los postres… Si no lo vas a tener casero, prefiero que no lo ofrezcas y me des fruta natural porque para comerme un helado que puedo comprar en cualquier supermercado cercano… No sé, son pequeños detalles que hacen que el cliente se encuentre más o menos satisfecho con el sitio al que va a disfrutar de una comida agradable con su pareja.

En nuestro caso, no salimos demasiado contentos del lugar. El menú costaba 20€ por cabeza y encontrarte tales defectos hacen que te lo pienses a la hora de volver al establecimiento en cuestión. También pienso que se aprovechan por el hecho de la ubicación del lugar y las vistas pero ya que lo haces por lo menos se deberían cumplir unos requisitos mínimos. Como siempre digo, esta es mi opinión y lo siento si a alguien le molesta o se siente ofendido pero como dice mi madre “las verdades duelen”.

Con nuestras panzas llenas decidimos que lo mejor era reposar un ratito bajo la sombrilla (que compramos allí) y disfrutando del paisaje que Tabarca nos ofrece.

Hartos de playa, culminamos el día dando un pequeño paseo por el pueblo. Os voy a poner una serie de imágenes para que disfrutéis de las vistas tanto como yo lo hice. Se recorre enseguida ya que no es grande, pero tiene un encanto especial.

Processed with VSCO with s3 preset

Como podéis observar, es un pueblecito de paredes blancas, decorado con banderines y adornos coloridos. Las puertas se caracterízan por sus colores chillones y vibrantes al igual que las paredes que rodean las ventanas. Los suelos son de piedra y las aguas que lo rodean de las más apacibles que se puedan contemplar.

Llegó el momento de decirle adiós a esta preciosa isla. Cada media hora sale uno de los ferry que nos transporta hasta el puerto desde el cual hallamos accedido a este pequeño paraíso. Fue un día perfecto ya que la compañía era y siempre es de sobresaliente. No descarto volver a este lugar ya que es uno de mis favoritos por lo que no me despido del todo, simplemente te diré: ¡Hasta pronto!.

¿Qué os ha parecido Tabarca?

¿Habíais disfrutado ya de esta magnífica isla?

¿Alguna sugerencia para próximos destinos?

Mil gracias por haber llegado al final de este post, sé que ha sido largo pero creo que solamente por las fotos vale la pena llegar. El paisaje es digno de ver y admirar. Espero que os haya gustado y adelanto de que llegan unos cuantos de este tipo para amenizar el Agosto y que esté relacionado con las fechas en las que nos encontramos.

Si no quieres perderte ninguna de mis aventuras lo único que tienes que hacer es suscribirte. ¿Cómo?. Tan fácil como apretar en menú, introducir tu correo electrónico y confirmar el mensaje que te llegará de forma instantánea a la dirección que hayas escrito. ¡Ya está!.

Siento no haber cumplido con las expectativas del blog como os dije en un principio. Voy a retomarlo con fuerza y con más ganas que nunca.

¡Nos leemos próximamente!

¡Un besito!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s