CIRCUITO DE AGUAS: HOTEL WESTIN

¡Buenos días!

Esta historia he de comenzarla desde el principio. Hace unos meses descubrí en GROUPON una oferta que no tuve el valor de desaprovechar. Nos ofrecía pasar un par de horas en el circuito de aguas de uno de los hoteles más prestigiosos de Valencia: El Westin. Siempre he tenido curiosidad por ver su interior y si encima podía bañarme en sus lujosas instalaciones… ¿A qué quería esperar?.

Lo compré inmediatamente para disfrutarlo con mi chico. Nunca nos habíamos ido de “balneario” en casi 7 años de relación que llevamos a las espaldas por lo que creí que ya era hora que nos estrenáramos como dos campeones y por una puerta bien grande.

¿Queréis saber más?

El hotel está situado en pleno centro de Valencia, fácil de llegar gracias al metro si paramos en la estación de Alameda. Una vez atravesamos el umbral de su preciosa entrada lo primero que nos llama la atención es la gigantesca lámpara colgante llena de cristalitos centelleantes que está sobre nuestras cabezas. ¡Inmensidad es la palabra que la caracteriza!.

A continuación, nos dejamos embaucar por la entrada tan sumamente bonita y lujosa. Una mesa en pleno centro decorada con varios pero preciosos ramos de flores. La sala envuelta en columnas y una zona apartada en la cual poder descansar en un cómodo sofá ya sea leyendo algo o sólo sentarnos a esperar.

Bajamos por unas escaleras, a través de las cuales llegamos a la entrada de nuestro destino. Era una estancia clásica pero con sofisticación. La recepcionista nos atendió muy amablemente y nos obsequió con nuestras respectivas llaves de taquilla. Nos explicó que para acceder al Circuito de Aguas necesitábamos los siguientes objetos: toalla, chanclas y gorro (por si os animáis a disfrutar este plan en alguna ocasión). Si no disponéis o se os olvidan, los tienen a la venta. Por suerte, a nosotros no nos hizo falta 😉 . Después, nos acompañó a los vestuarios y nos mostró las instalaciones donde íbamos a gozar de tranquilidad y relax durante un buen rato.

Mi novio y yo cambiamos nuestros ropajes y quedamos en la puerta para empezar el futuro ritual acuático juntos. Como quería mostraros las instalaciones, no me pude contener y fui pícara. Enganché mi móvil y me adentré en la zona en cuestión a hacer todas las fotos que pude (estaba prohibido por lo que no obtuve imágenes de todo lo que quería mostrar). Aún así, me habría encantado poder enseñaros más pero por motivos evidentes (miedo interno a que me pillasen y llamaran la atención) no quise arriesgar más de lo debido… Por ello, confiad en mi palabra.

Como podéis observar, lo primero que nos llama la atención es su piscina que tiene la particularidad de que es agua salada. No hay peligros de ahogamiento ya que toda ella tiene la misma altura. No es demasiado grande, lo cual me decepcionó un poco… En mi imaginación parecía inmensa. Eso sí, la temperatura es perfecta y relaja mucho estar flotando a tu libre albedrío sin tener miedo a toparte con otro alguien. Durante nuestra estancia, la compartimos con 4-5 personas más por lo que no había problemas de choques.

Las instalaciones también disponen de tumbonas mullidas y confortables para relajarnos después de un buen baño.

Una vez salimos del agua, decidimos adentrarnos en el mundo de la sauna seca. Seguro que muchos la habéis probado, para mí era de las primeras veces ya que no soy asidua a estar en este tipo de sitios. La temperatura estaba entre 80-90ºC y el ambiente es seco y caliente a más no poder. Al principio sientes que ese calentor te abrasa, sobretodo cuando respiras pero, en cuanto te sientas y te relajas, esa sensación va desapareciendo, transformándose en tranquilidad absoluta mientas notas que todas las toxinas de tu cuerpo van saliendo gracias a la sudoración producida. Lo máximo que puedes estar en salas de esta índole son unos 20 minutos. ¡Aguanté como una campeona!.

Siguiente paso: ducha y vuelta a la piscina para percibir el cambio de temperatura. ¡Vamos que si se notaba…!. En cuanto pusimos un pie sobre el agua, en vez de estar templadita como la primera vez lo que sentimos fue un frescor agradable. Daba un poco de impresión adentrarse en sus “profundidades” pero el contraste era perfecto y tensaba y destensaba nuestra musculatura relajándola todavía más.

Próxima parada: baño turco. Es parecido a la sauna pero mucho más sofocante. ¿Por qué?. La respuesta es muy simple: calor húmedo. Esto da lugar a la apertura completa de todos los poros de nuestra piel, haciéndonos sudar en grado supremo. Por otra parte, la humedad hace que sea más costoso respirar por lo que yo no aguanté los minutos estipulados.

Necesitaba beber algo frío por lo que agradecí muchísimo que en una esquinita hubiera agua con hielo, cortezas de limón y naranja en el interior de ésta para poder refrescarme (en la imagen anterior se vislumbra al fondo).

En cuanto mi chico salió, nos duchamos y volvimos a homenajearnos con nuestro último baño en la piscina. El grado de relajación que llevábamos en ese momento era máximo. Disfrutamos de un rato para nosotros… Nada de pensar… Sólo estar ahí, en el agua ya fuera nadando, chapoteando con los pies o simplemente abrazados como normalmente no podemos hacer… Hubiera parado mi tiempo allí, para retenerlo conmigo y no tener que despedirme al día siguiente…

Pasadas estas dos horas maravillosas, recogimos nuestras cosas y nos fuimos a nuestros respectivos vestuarios. ¡Qué duro es volver a la realidad…!.

Salimos de allí con sensación de paz, tranquilidad y relajación absoluta. Llevaba una temporada bastante estresada, en tensión y este pequeño pero intenso paréntesis me vino como anillo al dedo. Supongo que los dos necesitábamos un poco de mimos y no hacer nada. A mi parecer, una de las terapias más efectivas.

A modo de conclusión y un poco de opinión personal, las instalaciones me resultaron pequeñas para tratarse de un hotel de 5 estrellas. Me las imaginaba mucho más espaciosas, sobretodo la piscina. También pensaba que contaría con muchos más servicios (a parte de sauna y baño turco). Aún así, todo estaba bastante limpio aunque eché de menos a una persona encargada de mantener las zonas comunes (como duchas y baño interno dentro del circuito de aguas) un poco más aseadas. No es que estuvieran sucias ni mucho menos pero sí encharcadas, a causa de las constantes entradas y salidas de la piscina por parte de nosotros y los clientes que lo estaban utilizando en ese momento.

Quitando esos pequeños detalles, el estancia no pudo ser mejor y nos llevamos un buen sabor de boca. La próxima vez me  gustaría repetir pero en el Restaurante. Si alguna vez puedo gozar de esa oportunidad, no dudéis en que el post será inminente.

Espero que os haya gustado mi mini recorrido por El Westin y su Circuito de Aguas. Me encantaría leer vuestros comentarios un poco más abajo 😉 y que compartáis si creéis digno de ello. Para más información sobre este maravilloso hotel os pongo aquí su página web.

¿Conocíais GROUPON?

¿Alguien en la sala que haya aprovechado esta oferta?

¿Alguna persona privilegiada que haya disfrutado del Hotel y no sólo de este servicio?

Como siempre, agradecer desde lo más hondo de mi corazón que os paséis por este pequeño espacio a leer todo lo que tengo que decir. Sé que la semana pasada no hubo post… El trabajo me mata últimamente y no me quedan fuerzas ni para escribir… Lo bueno de eso es que se me ocurren muchas ideas con las que llenar mis espacios así que… ¡Estad atent@s!.

Si no quieres perderte nada de lo que tenga que opinar… ¡Suscríbete!. Es tan fácil como ir a “menú” y introducir tu correo electrónico. A continuación, recibirás un email de confirmación, el cual debes pinchar para finalizar el proceso. ¡Así de simple!.

¡Disfrutad de la semana!

¡Un besito!

2 comentarios en “CIRCUITO DE AGUAS: HOTEL WESTIN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s