TINTO FINO ULTRAMARINO

¡Hola!

Mi semana pasada ha sido mortal… Muchas caras largas, estrés, desmotivación y sentir que no haces las cosas bien. Menos mal que ya ha acabado, que estamos en un nuevo mes, el de los valencianos así que espero empezarlo con buen pie aunque me toque trabajar más que a una mula… Cambiando de tema… ¡Estoy muy contenta de escribir este post!. ¿Por qué?. En breves lo vais a averiguar.

En esta ocasión, os traigo un sitio muy especial para mí. Es nuestro lugar de reencuentro, de risas, anécdotas y puestas al día. Nuestro rincón para despotricar y cotillear, desahogarnos y llenarnos de buen rollo. Aquí es dónde me reúno con mis chicas de la farmacia. Lo conocí a través de una de ellas (la he mencionado y ha salido en este blog en alguna ocasión, se llama Celeste). Es una experta en sitios monosos con buena comida así que lo estoy aprovechando para mostrároslos por aquí. En este caso, os presento al Tinto Fino Ultramarino.

¿Os apetece conocerlo? ¡Pues… acompañadme!

Es un restaurante italiano, aunque no sólo te dan platos de este país sino que lo fusionan con la gastronomía española para que puedas disfrutar de ambas caracterísitcas. Es pequeñito pero muy cuco. Los estampados de la pared me parecen muy bonitos. Podemos encontrar expuesta una pizarra con distintas opciones de platos, aunque también tienen carta. Las mesas no son todas iguales en cuanto a tamaño y forma. Todo es bastante desigual pero forma parte de su encanto. La colocación de la cubertería y las copas es siempre impecable y el servicio es muy amable. Todos provienen de Italia pero hablan el español perfectamente y atienden de maravilla.

Una vez sentadas en nuestra mesa (hay que reservar con antelación, da igual que sea entre semana porque se llena a las horas puntas), lo primero que hacemos es pedir el vino. Normalmente, escogemos uno blanco llamado Paserina, es dulzón y no muy fuerte por lo que entra de lujo. Además le colocan una envoltura muy fría que lo mantiene bien fresquito durante toda la velada. Siempre acompañan la bebida con un poco de hummus casero, queso y un bol con olivas verdes con hueso (¡mis favoritas!).

Su especialidad son las tapas, por lo que he tenido el placer de probar varias. En este post veréis imágenes de platos que me encantan y de algún otro que no repetiría. Las fotos corresponden a varias cenas realizadas desde navidades (mínimo) y os pido perdón con antelación por la calidad de las mismas ya que la iluminación del sitio, al ser de noche, es ambientada de forma sutil… ¿Vamos a ello?.

En primer lugar, me gustaría hablaros del Hatillo de Speck. Se compone de una especie de embutido típico italiano que envuelve alcachofas fritas y queso mozzarella. ¡Es una de mis tapas favoritas!. El interior está muy cremoso, el queso fundido, las alcachofas perfectamente hechas y la combinación de los tres ingredientes es increíble. El speck tiene un sabor a salchichón mezclado con lomo pero más suave y fibroso (sin los círculos de grasa característicos del salchichón). Altamente recomendado.

A continuación, os muestro el Hojaldre de Morcilla. Se trata de masa de hojaldre rellena de pasta de morcilla, cebolla y manzana. Lo he repetido en alguna ocasión pero tampoco es que me encante. Está muy bueno, pero yo y este embutido no nos llevamos demasiado bien por las noches ya que tiende a “repetirme”. La masa está crujiente y el interior es cremosito y bien equilibrado, aunque no recuerdo notar demasiado la manzana. No sé si la recomendaría. Me gusta pero “no me dice nada”.

Seguimos con las Patatas a la Gorgonzola. Se trata de daditos de patata al horno con queso gorgonzola cremoso. No están mal pero, para mi gusto, no son nada del otro mundo. Las patatas, a mi parecer, están más cocidas que al horno y el queso es lo único que las salva. Nos acabamos el plato, que quede claro, pero no creo volver a invertir en él.

Las Piadinas son las siguientes protagonistas. Caseras y recién hechas. Suelen ponerte las distintas combinaciones en una pizarra dentro del restaurante (podéis intuir los ingredientes en 4 imágenes más arriba). Ya he probado 3 tipos aunque sólo traigo imágenes de una (la calidad de las fotos del resto es pésima). He de decir que las que voy a mostrar a continuación son las que más me han gustado hasta el momento, así que… ¿Me perdonáis?.

Están rellenas de panceta, champiñones y un tipo de queso que no recuerdo cuál es. Las sirven calentitas con el queso derretido en su interior, muy jugosas y la masa que envuelve el contenido en su punto. Muy fácil de comer y de lo mejorcito que tienen. La única pega es que ojalá le pusieran más cantidad de relleno porque está… (babas) ¡riquísimo!. Recomendadas al 100%.

Como última tapa salada os presento a los Tintopanes. Son una especie de rebanada de pan enorme con un montón de ingredientes encima de ésta. Se podría decir que es una tostada a lo grande y contundente. Sólo he tenido el placer de probar una de sus tantas opciones pero no descarto repetir en las próximas ocasiones. En este caso, elegimos la Porca Bruschetta la cual está compuesta por el pan crujiente, mozzarella, porchetta (carne de cerdo), radicchio (creo que es col lombarda) y parmesano. Va partido en trozos para que sea más fácil de compartir y comer. ¡Una delicia!

Por último, os presento su mejor postre. He probado unos cuantos pero ninguno comparable a su maravillosa Tarta de Queso. Es cremosa, bastante gruesa y con una base de galleta riquísima. La mermelada que le ponen por encima está muy buena, aunque yo la aparto porque la prefiero sin ella (manías de pajuanes). Las siguientes imágenes van a hablar por si solas y os advierto que vais a salivar de forma descontrolada. Son tomadas en distintas noches.

Como imaginareis todos los platos, incluido el postre, son caseros cosa que agradezco enormemente en un restaurante. Para mí, estos detalles son básicos cuando tenemos un negocio gastronómico.

Tinto Fino Ultramarino se encuentra situado en la Calle Corretgería nº 38, en Valencia. Está al ladito de la Plaza de la Reina, lugar idóneo para hacer turismo por las zonas más simbólicas de la capital. Para más información sobre este establecimiento os dejo su página web. Podéis acceder a ella pinchando aquí. Su número de contacto es 963254599.

Como en todas las entradas, y nunca me cansaré de repetirlo y mucho menos de hacerlo, os agradezco que cada día estéis acompañándome con cada visita, por las comparticiones que se traducen en descubrir a nuevas personas a las cuales les interesa lo que escribo. Que utilicéis parte de vuestro tiempo para dedicarme unos minutos de lectura es un privilegio enorme con el que cuento gracias a vuestro apoyo. También agradecer a mis amigas que me aguanten cuando les digo: “¡Eh! ¡Esperad! ¡No toquéis aún que voy a hacer una foto para el blog!” (tranquilas… El buenazo de mi novio también lo sufre). Paciencia infinita

Espero vuestros comentarios para saber qué os ha parecido este sitio tan peculiar, si os llama la atención alguno de los platos o si tenéis alguna duda sobre éstos.

¡No te olvides de suscribirte al blog!. Para ello, sólo tienes que pinchar en menú e introducir tu correo electrónico o darle al botón de seguir. De este modo… ¡no te perderás ninguna de mis aventuras!

¿Conocías Tinto Fino Ultramarino?

¿Habías probado alguna de sus tapas o vinos?

¿Cuál os ha atraído más?

¡Espero que tengáis una gran semana!

¡Nos vemos el martes que viene y es posible que el jueves también!

¡Un besito!

2 comentarios en “TINTO FINO ULTRAMARINO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s