LA ALQUERÍA DE LA MAR

¡Buenos días grumetes!

Esta semana quiero hablaros de uno de mis sitios favoritos en toda la faz de la Tierra y al que voy para celebrar las ocasiones especiales (como mi cumpleaños y el de mi hermana), y qué mejor momento para presentároslo con San Valentín a la vuelta de la esquina.

Se llama Restaurante Alquería de la Mar y es sensacional. Me gustaría explicaros que no es único en su especie, si no que tiene dos “primos” llamados Alquería del Pou y Alquería del Brosquil. Los tres pertenecen a la misma “cadena” por así decirlo y se encuentran en la provincia de Valencia. Yo he tenido el privilegio de disfrutar de sus manjares en dos de sus establecimientos (Pou y Mar) y espero tener la oportunidad de visitar el Brosquil en un futuro.

Pero hoy vamos a hablar de nuestra protagonista. Se encuentra en Pinedo, rodeado de entorno natural. La dirección exacta es Camí dels Muntanyars, nº 161 y está en plena carretera con el paisaje de la Albufera adornando los alrededores. Tras atravesar el aparcamiento, nos encontramos ante un restaurante de categoría superior. La decoración es absolutamente preciosa y todo está impoluto. Mantelería blanca, copas y vasos perfectamente colocados, ventanales a través de los cuales traspasa la luz iluminando todo el local… ¡Me tiene loquita!.

La última vez que estuvimos allí fue en Diciembre por lo que nos encontramos envueltos en ambiente navideño. No pude fotografiar todo lo que me hubiera gustado por lo que igual no distinguís demasiados detalles propios de estas fechas, pero os puedo asegurar con la mano en el corazón que estaba muy bonito.

El servicio aún es más impecable y profesional. Son muy atentos y rápidos en su labor. Nos tomaron nota a la velocidad de la luz y siempre tienen el detalle de recomendarnos entrantes “fuera de carta” que están de muerte… ¿Se nota mucho que me encanta este sitio?.

La carta contiene gran variedad de opciones, tanto de carnes como de pescados. Los postres son fantasía pura pero, en mi opinión, su especialidad es el arroz. Como gran fanática de este cereal no podía ser de otra forma. Lo cocinan de innumerables maneras y los podemos encontrar en formato “seco y meloso” (como curiosidad y característica a destacar, los arroces melosos se hacen y sirven en cazuelas de barro). Para cotillear con más detenimiento, haced click aquí. Muchos de sus platos son recetas típicas de la Comunidad Valenciana y cocinadas de la forma más tradicional posible.

Una vez dicho esto, voy a desvelaros nuestro menú de aquel día. Los primeros entrantes con los que empezamos este “tour del sabor” fueron las croquetas de chipirones y las croquetas de codillo. Éramos seis comensales por lo que nos correspondía una unidad por cabeza. Como tenemos buen saque y nos gusta probarlo todo, las partimos por la mitad para saborear ambas.

¿Se puede tocar el cielo? Yo aquel día… ¡sí!. Las de chipirones eran bolas inmensas negras de textura finísima, con sabor evidentemente a chipirón y que podías combinar con el alioli que tenían debajo a modo de cama. ¡Una delicia!. Las croquetas de codillo no se quedaban cortas, incluso diría que me gustaron hasta más. También gozaban de una textura muy fina y se combinaban con mermelada de tomate casera. ¡Sublimes!.

A continuación pasamos al pulpo empanado con patatas confitadas y alioli suave casero. Creo que lo he descrito bastante bien, ¿no?. ¡Una gozada en nuestros paladares!. La carne tierna y bien cocinada, el rebozado crujiente y las patatas tiernísimas. El alioli es el punto y final de un plato de 10 absoluto. Este entrante y el anterior están fuera de la carta por lo que os recomiendo que si vais, preguntéis a los camareros los cuales os responderán y aconsejarán encantados.

Por último, os presento el blanquet (tortita de pescado). Son muy ligeras y crujientes pero no sé si volvería a repetir. No porque estuvieran malas de sabor, todo lo contrario, si no porque no me acabaron del todo (pensar en que me estaba comiendo decenas de mini pescaditos me dio un poco de aprensión en los últimos bocados, son manías mías… qué le vamos a hacer…). Aún así recomiendo este entrante tan original. Son bastante grandes por lo que os aconsejo pedir una unidad cada dos personas. Todas ellas acompañadas por un sabroso alioli. ¡Bendita salsa!. Este entrante sí que está incluido en la carta.

LLegamos al principal, la única e impresionante paella de pato con foie. El sabor es inigualable. La hacen con setas y ajitos tiernos. El arroz en su punto, nada salado, impregnado de todo el sabor de sus ingredientes. El caldo utilizado para elaborarla debe ser un auténtico espectáculo.

Normalmente, tocamos a un pedazo de hígado de pato (el foie) por cabeza. Yo soy de esas personas que se deja lo que más le gusta para el final, por lo que me lo guardo intacto hasta que veo que es el momento de saborearlo junto con el arroz. Cada trozo se deshace en la boca ocasionando una explosión de sabor… Es muy jugoso y se notal el sabor intenso del foie en cada bocado. Esta clase de paella es una de sus especialidades. Después de probarla, no me queda ninguna duda.

Para finalizar esta velada, un coulant de chocolate. Ya os comenté que estábamos en fechas navideñas por lo que decidieron decorar mi postre con un líquido dorado dando así un toque festivo al plato. ¿Qué puedo decir de este postre? ¡Es una auténtica locura!. Una bomba de chocolate en el paladar. No recuerdo de qué sabor era el helado, nunca lo como porque tengo encías y dientes sensibles y me suele dar mucha impresión, pero seguro que estaba riquísimo. Para hacerlo aún más irresistible, lascas de chocolate blanco por encima… ¡Mmmmm!

A todos sus clientes les obsequian con unos chupitos de mistela (típica bebida alcohólica valenciana) y unos trozos de coca casera. A estas alturas ya no nos entraba nada, pero como dice mi novio “el dulce va a otro estómago” así que hice un poco más de hueco para este jugoso bizcocho. El lingotazo vino de perlas para ayudar a mejorar la digestión.

Como podéis imaginar, llegamos a casa más que satisfechos tanto en cantidad como en calidad. El precio rondó sobre los 30€ por persona con bebida incluida. Tened en cuenta que comimos “a la carta” por lo que me parece muy razonable y ajustado para lo bien que estuvimos. Desconozco si tienen menú pero sí me entero os lo haré saber por Instagram.

¿Recomiendo este sitio? Un sí rotundo. No es un lugar al que ir todos los días (ojalá me lo pudiera permitir), pero para cualquier celebración que tengo es el primero que se pasa por mi cabecita pensante.

¡Ahh! ¡Se me olvidaba! Reservad con bastante antelación porque se llena enseguida. Esta comilona era por motivo de mi cumpleaños y tuvimos que esperarnos a Diciembre ya que, para la fecha señalada, ya no quedaban mesas (pero ni aquí, ni en el resto de sus restaurantes parientes).

Para más información podéis acceder a su página haciendo click aquí.

Y, hablando del rey de Roma, gracias a este post me he dado cuenta que utilizan una de mis fotos instagrameras de su espectacular arroz como imagen (entre otras) principal de su web (para verla pinchad aquí). ¡Qué ilusión!.

Sabía que iban a coger tres que tengo colgadas desde hace un montón de tiempo porque me pidieron permiso en su día, pero en principio iban a salir en su Facebook y, de hecho aparecen dos de ellas, aquí y aquí. Os he puesto las imágenes que hay en mi Instagram para corroborar que están hechas por mí, ya que en ningún sitio lo especifica. Aún así, me siento una privilegiada formando parte de sus galerías. ¡Muchísimas gracias!.

Y ya hemos llegado al final de esta historia. No descarto hacer algún bis de este restaurante en un futuro si cambiamos las peticiones, conmigo nunca se sabe (soy muy imprevisible muajajaja). Espero que os haya gustado y que os animéis a ir, tanto si sois de Valencia como si no porque una paella valenciana en esta alquería (o en alguna de sus “primas hermanas”) es un auténtico festín. Más tradicional y típico no vais a encontrar en toda la provincia.

Como siempre agradecer a todos mis seguidores su fidelidad con los “me gusta”, comentarios y visitas. A los recién llegados¡Bienvenidos!… Y a los nómadas (aquellos que miran y pasan pero no se quedan) también os gratifico vuestra aportación.

¿Conocíais el sitio?

¿Habíais probado alguno de sus platos?

Espero vuestras respuestas y opiniones por aquí abajo. Recordaros que si no queréis perderos ninguna de mis suculentas entradas, podéis seguirme pinchando en “menú” e introduciendo vuestro correo electrónico en la casilla correspondiente.

¡Feliz miércoles!

¡Un besito! 

2 comentarios en “LA ALQUERÍA DE LA MAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s