DULCE DE LECHE

¡Buenos días!

¡Ya estoy de vacaciones! Tengo un par de semanitas libres con un montón de planes, un viaje y tiempo a punta pala para escribir y disfrutar de mi novio, familia y amigas. ¡Estoy que no quepo en mi gozo!. Voy a estrenar el nuevo formato del blog con una entrada que se os hará la boca agua a las más golosas.

Os presento una cafetería que me tiene in love desde hace unos meses. Se llama Dulce de Leche y la conocí a través de mi hermana y de mi amiga Celeste. Fuimos allí con motivo de cotilleos, risas y puestas al día. Ya había oído hablar de ella en alguna ocasión y, es más, me quedé con las ganas de probar sus postres en el Contravan Food Festival (podéis ver la entrada pinchando aquí) por lo que cuando decidimos ir allí… ¡Estaba ilusionadísima!.

Está en Valencia capital, por el barrio de Ruzafa. Se puede llegar fácilmente con el metro parando en Bailén pero nosotras fuimos desde la estación de Colón dando un paseo. Cuando nos presentamos allí estaba repleto a más no poder, tuvimos que hacer cola un buen rato para conseguir un sitio. Como dice mi padre “no hay mal que por bien no venga” por lo que pudimos pensar y decidir tranquilamente qué nos apetecía tomar. Mientras esperábamos que una mesa quedara libre pude hacer algunas fotos del lugar.

Como veis es amplia, decorada con mimo y muy cuqui. Me parece preciosa y el toque de las plantas es todo un acierto. Las paredes, al ser blancas, dan sensación de limpieza y de luz (características que me encantan en cualquier tipo de establecimiento). Normalmente, la gente utiliza este sitio como modo de entretenimiento, punto de encuentro, relajación e incluso lugar de estudio (pero éste último no creo que sea muy productivo ya que con las personas que acuden y el jaleo que se forma dudo que la concentración haga su aparición). Para hacer más confortable la estancia, si te ves en la situación de ir sol@, cuentan con revistas para una lectura ligera mientras te tomas el café.

Processed with VSCO with s2 preset

Nada más entrar ya te topas con una gran variedad de delicias preparadas por ellos (tanto dulces como saladas) y que tienen una pinta asombrosa. Me costó muchísimo decidirme, únicamente, por una de tantas y tan diferentes. Su especialidad es el dulce de leche por lo que quería probar algo que contuviera este ingrediente.

No recuerdo como se llama la tarta (o bizcocho) pero os la voy a describir con todo lujo de detalles. Se basa en un bizcocho de plátano y coco con capas de dulce de leche intercaladas al principio. Por encima lleva como una crema, pero más fluida que recubre todo el pastel, con rodajas de plátano (a mi parecer liofilizadas ya que están crujientes) y trazas de coco.

¿Qué puedo decir? ¡Está impresionante! Súper jugoso el interior y con el equilibrio perfecto de sabor entre el plátano, coco y el dulce de leche. No era demasiado empalagosa y conquistó tanto mi paladar como el de mis acompañantes. En la foto que aparece a continuación podéis ver dicha creación en la parte inferior derecha vista desde arriba.

Mi amiga Celeste escogió un trozo de tarta (de la cual tampoco recuerdo el nombre) que llevaba chocolate y, como no, dulce de leche. En esta ocasión no nos conquistó su sabor. No quiero decir que estuviera mala ni mucho menos pero no me fascinó como la que yo elegí. Para mi gusto, el ingrediente protagonista era de todo menos el principal. También llevaba intercaladas capas de dulce de leche pero no noté su presencia. Y el chocolate tampoco me cautivó en exceso. Sinceramente no es un pastel que volvería a repetir. Las comparaciones son odiosas…

Por último, mi queridísima hermana (conocida por la Isi) se prendó del Ganaché de Dulce de Leche (como veis mi memoria no está tan decadente como creía…). ¡Estaba riquísimo! Era como una explosión de dulce de leche con cada bocado. ¡Muy muy empalagoso pero increíble!.

Para acompañar a estos deliciosos manjares pedimos bebidas. Yo me decanté por un té chai (es mi favorito). Para aquellas personas que no lo conozcan (aunque lo dudo dado lo buenísimo que está), se trata de un té muy especiado y que, normalmente, se toma con leche. Otro aspecto que me gustó muchísimo es que me trajeran azúcar moreno para endulzarlo. Éste se encuentra mucho menos procesado que el blanco por lo que es infinitamente más sano y es de los pocos sitios en los que me lo sirven como primera opción. En cambio, mis dos compinches se pidieron cada una un zumo compuesto de manzana, zanahoria y naranja. Lo sirvieron muy fresquito gracias a los pequeños cubitos de hielo en el interior de los vasos. Son recién hechos y creación de la casa con lo cual los recomiendo 100%.

En cuanto al servicio he de decir que es impecable. Tienen muchísimo trabajo ya que es un sitio muy popular y siempre está llenísimo. No van mesa por mesa “tomando nota” cosa que especifican, y me parece lo más lógico dado el volumen de personas que van todos los días, pero sí que sirven y lo hacen rapidísimo. El modus operandi es sencillo: se basa en ponerse a la cola y, cuando llegue nuestro turno, pedir lo que te apetezca. Otro punto a favor, se abona en ese mismo instante. A pesar de que aquel día tocó esperar para sentarnos, no tuvimos que desesperarnos para que nos trajeran la comanda ya que en unos 10-15 minutos pudimos disfrutar de nuestra merecida merienda.

A partir de este día, se ha convertido en una de mis cafeterías favoritas. He ido en una segunda ocasión con mi amiga Mª José donde repetí un trozo compartido del maravilloso pastel que tomé la primera vez. La diferencia radica en que somos un poco gordis y lo acompañamos con un chocolate bien calentito.

Me encanta el ambiente y el sitio, pero sobretodo lo que ofrecen. A parte de tartas y bizcochos brutales, también podemos ir por la mañana a desayunar o a tomar un brunch. Aún soy virgen en esta última opción y me encantaría estrenarme en Dulce de Leche (ejem ejem queridas amigas o querido novio ahí lo dejo caer).

Tienen un Instagram precioso bajo el alias de @dulcedelecheboutique por si queréis conocerlos un poquito más y  también podéis encontrarlos en Facebook.

¿Qué más puedo añadir? Como ya he dicho, es uno de mis lugares favoritos de toda la ciudad para pasar la tarde en buena compañía y disfrutar de un tentempié dulce (o salado) y sabroso. Lo recomiendo a todo el mundo y si venís de viaje por esta zona os aconsejo ir aunque sea a hacer una mini parada.

No puedo despedirme sin antes agradecer a @arualchu toda la paciencia que tiene conmigo. Cuando me surge alguna duda sobre cómo funciona wordpress o necesito ayuda para “mejorar” el blog ahí está ella para contestar cualquier pregunta. ¡Es un amor y quería escribirlo a los cuatro vientos!. Tiene un espacio súper interesante y os encantará leer cada uno de sus posts. Pinchando aquí podéis descubrirla.

También agradeceros a todas aquellas personas que, en un comunicado especial que hice el sábado vía Instagram y Facebook, pasaron por aquí para comprobar que todo estaba correctamente. Entre ellas se encuentran dos de mis bloggers favoritas: @marikowskaya y @ladycalabuig. Podéis ver sus blogs aquí y aquí.

Espero que os guste las modificaciones que he hecho (aunque hayan sido mínimas) y que estéis atentos a la próxima entrada. Una pista… ¡Va de regalitos! ¡Sshhhhh!.

¿Conocíais esta cafetería?

¿Habéis ido alguna vez?

Los que sí, ¿qué me recomendáis para la próxima parada?

¡Nos leemos próximamente!

¡Un besito enorme!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s