BIOPARC

El puente se acabó ¡muy rápido! A pesar de haber tenido tres días de descanso no hemos parado. Ya que tenía “cortado” dicho periodo vacacional a causa del trabajo tuve que quedarme en Valencia y arrastrar a mi novio conmigo. Gracias a ello, pude organizar el resto de su regalo de cumpleaños (mejor tarde que nunca). Me quedaban aún dos sorpresas que darle y una de ellas fue llevármelo a pasar un día entero en BIOPARC.

Como ya sabréis, junto con la Ciudad de las Artes y las Ciencias, es uno de los sitios turísticos más populares de esta ciudad. Se trata de un parque de animales que sumerge al visitante en una recreación del hábitat natural de las especies, en este caso, africanas. Nunca habíamos estado, por lo que aproveché otra de las ofertas patrocinadas por GROUPON. La entrada normalmente está al precio de 23,80€ pero, en mi caso, nos salió por 18,50€. Si os apetece adquirirla, creo que la promoción continúa activa.

Nosotros llevábamos la idea de pasar el día allí, por lo que hice un par de bocatas (mi madre colaboró cocinando la guarnición), cogí una botella de litro y medio de agua y nos dispusimos en camino hacia Valencia capital. Aparcamos y nos dirigimos hacia el lugar en cuestión. Una vez allí nos quedamos boquiabiertos de la cola que había.

No pensaba que iba a estar tan concurrido. Nos armamos de paciencia y a esperar. Hora y media después (ni que fuera esto el concierto de los Iron Maiden) pasamos el umbral y nos encontramos dentro de nuestro destino. Primero había que traspasar un puente que daba a una visión preciosa del Parque de Cabecera.

Yo, como buena exploradora, empecé a dotorear el mapa que nos dieron para saber por donde teníamos que empezar. Posee cuatro ecosistemas que visitar y teníamos todo el día por delante.

Decidimos comenzar por Madagascar

En esta zona podemos observar flamencos y distintas especies de lemures.

Processed with VSCOcam with s3 preset

Lo que más nos gustó de esta parte fue que éstos últimos pueden moverse a lo largo de su recinto saltando de un árbol a otro, correteando o simplemente podemos dar un vistazo hacia arriba y verlos posados en las ramas sobre nuestras cabezas.

Hubo algún espontáneo que bajó a vernos de cerca.

Segunda parada: África Ecuatorial y Humedades.

Aquí los animales más representativos son los pelícanos, hipopótamos, gorilas, elefantes, cocodrilos y peces.

Processed with VSCOcam with s3 preset

Processed with VSCOcam with s3 preset

Los espacios son relativamente amplios y bonitos, con agua y paisajes africanos bastante conseguidos. Eso sí, es todo artificial.

Por último exploramos la Sabana en la que reinan jirafas, suricatos, leones, cebras, rinocerontes y muchas especies más de las cuales no recuerdo el nombre ni tampoco tengo una foto decente.

Para finalizar, acudimos al Anfiteatro para observar el Espectáculo de Aves y Mamíferos.

No fue gran cosa ya que estaba dedicado a la diversión de un público más infantil. No obstante, decidimos reirnos de la situación, observar con detenimiento el vuelo guiado de las aves tales como águilas y buitres e intentar exprimir toda la información adicional sobre “el ciclo de la vida” que nos explicaba la interlocutora durante los 20 minutos que duraba la representación.

Para poner un punto y final a esta “aventura”, dimos una vuelta más por el parque por si conseguíamos capturar alguna foto mejor de algún bichejo pero no hubo mucha suerte.

No paramos en ningún sitio a tomar algo porque ya íbamos servidos, pero el parque dispone de diferentes restaurantes en los cuales comer tranquilamente (si no vas en un día como el nuestro, que estaba abarrotado) y con menús para todo tipo de bolsillos. También posee tiendas de souvenirs y puestos de helados para los más golosos.

En conclusión, BIOPARC es un sitio al que ir en familia, con niños para que vean animales en vivo y en directo y aprendan curiosidades sobre éstos. Pero pienso que deberían hacerlo a partir de ciertas edades, y esto lo digo porque aquello parecía un festival de carritos, impidiendo muchas veces el paso y obstaculizando de forma que no puedes ir a tu ritmo, si no más bien al que ellos marcan. Y llamadme intransigente si queréis, pero considero que niños que luego no puedan recordar la experiencia vivida es una pérdida de tiempo que los lleven, sólo porque pueden entrar gratis no significa que los tengas que traer de forma obligada. Luego también podría quejarme de aquellos padres que dejan al libre albedrío a sus hijos y éstos aprovechan la oportunidad dada sin contemplaciones. Hacen lo que les place y luego surgen las consecuencias. Todo suele estar muy controlado y no tiene porqué pasar nada, pero si los trabajadores del recinto dicen que mantengas la distancia de un metro con los animales y que no los toques igual es por algo. Y creo que los padres deberían llevar a sus hijos cogidos de la mano en el momento en el que están en zonas del parque con los animalejos sueltos, cosa que ese día muchos no hacían. Fue un cúmulo de cosas que vas “apuntando” para el día de mañana, si tengo la suerte de tener niños, actuar de manera distinta.

Por otra parte, el estado de los animales es correcto, no parece que tengan ninguna falta de comida ni agua pero, en mi opinión, muchos de estos ejemplares (por no decir todos) deberían estar en su hábitat natural real. Son muy bonitos y da mucha ilusión verlos de cerca ya que es la única oportunidad que tenemos de hacerlo, y más si se trata de especies que no tenemos en nuestro continente. Aún así, se les nota que no es donde deberían estar. Según el parque, todos han nacido y criado en cautividad pero se les ve deprimidos o esa es la sensación que nos dio tanto a mi como a mi novio. Por lo que, aunque haya pagado para poder disfrutarlos, una parte de mi corazoncito se encogió al verlos en tales condiciones. Pienso que deberíamos cambiar en ese aspecto y, si queremos ver animales en vivo y en directo, deberíamos crear safaris con especies propias de la zona del mundo en la que nos encontremos y NO traer de otras. Ampliar terrenos por los que puedan correr o volar, poder disfrutar de ellos en su hábitat con sus costumbres y su verdadero instinto.

Se podría decir que nos gustó porque fue una forma diferente de pasar el día y es una experiencia más. ¿Lo recomendaría como plan turístico si queréis venir de vacaciones a Valencia? No demasiado, creo que en esta ciudad hay planes mejores y muchos lugares que visitar antes que perder un día pasándolo en este precioso parque, porque todo hay que decirlo, se lo han currado bastante a la hora de recrear los hábitats.

¡Y hasta aquí el post de hoy! Espero que os haya gustado y servido como orientación si os animáis a visitarlo. Si queréis ver su página web sólo tenéis que pinchar aquí.

¡Un beso enorme y nos leemos en un futuro no muy lejano!

¡Pasad un buen finde!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s